Represas hidroeléctricas aportaron 65% de la producción.

Por: Sofía Chinchilla C. 15 abril, 2016
En marzo comenzó a operar una de cuatro unidades de la Planta Hidroeléctrica Reventazón, en Siquirres, Limón. Este proyecto tiene una capacidad de 600 MW.
En marzo comenzó a operar una de cuatro unidades de la Planta Hidroeléctrica Reventazón, en Siquirres, Limón. Este proyecto tiene una capacidad de 600 MW.

El 97% de la electricidad que generó el país durante los primeros tres meses del año se obtuvo de fuentes renovables.

Las plantas hidroeléctricas hicieron el principal aporte a la matriz energética con el 65,6% de la energía que ingresó al Sistema Eléctrico Nacional (SEN), informó el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

En un comunicado de prensa, Carlos Obregón, presidente ejecutivo del Instituto, explicó que, a pesar de la sequía que ha afectado a la región, la ubicación estratégica de los embalses permitió captar la mayor cantidad de precipitaciones sobre las zonas altas.

El calor interno de la tierra (geotermia) y el viento (energía eólica), son las otras fuentes más aprovechadas, con 13,7% y 15,6%, respectivamente. La biomasa y el sol son aún alternativas de bajo aporte.

Esa distribución de la generación eléctrica desplaza a los hidrocarburos al último lugar, los cuales se han convertido en la opción de emergencia cuando el uso de las otras fuentes no es factible. Entre enero y marzo, representó solo un 2,8 de la electricidad generada.

A partir de este mes, tanto casas como empresas pueden recurrir a fuentes renovables para generar su propia electricidad, según las pautas que anunció el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae), la semana pasada.