Por mayoría de 19 votos contra tres, los magistrados coincidieron en que no hubo dolo y que inmunidad parlamentaria protege al diputado del PAC

Por: Gustavo Fallas M., Natasha Cambronero, Manuel Avendaño A. 19 octubre, 2015

La Corte Suprema de Justicia acordó, este lunes, archivar la denuncia contra el diputado del Partido Acción Ciudadana (PAC), Ottón Solís, por llamar "vagabundos" a los sindicalistas.

Por mayoría de 19 votos contra tres, los magistrados desestimaron la querella que presentó el líder sindical Mainor Anchía por presuntos delitos contra el honor.

Según el presidente de la Sala III, Carlos Chinchilla, esa fue la recomendación que hizo el alto juez Ronald Castro, encargado de hacer un informe sobre dicho caso.

Agregó que, en su criterio, no se logró comprobar que hubiese dolo en el actuar de Solís y que su inmunidad lo cobija para expresar opiniones tanto en el Plenario como fuera de este.

“El informe va dirigido sobre una conducta atípica y la posibilidad que tiene el diputado de emitir sus criterios y opiniones que pueden ser no solo dentro del recinto parlamentario, sino también desde afuera del mismo”, dijo Chinchilla.

Agregó: "Más allá de la inmunidad, como diputado tiene indemnidad. Esto significa que los diputados son absolutamente irresponsables (en el buen sentido de la palabra) de todas las manifestaciones que digan, no solo en el recinto legislativo, sino más allá. No van a ser perseguidos, ni juzgados por las manifestaciones que digan".

Ante la decisión de la Corte, el legislador se dijo sentir alegría y prefirió no opinar más sobre el tema.

Anchía, directivo de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP) y líder sindical de la policía, querelló a Solís por unas declaraciones que este dio a Telenoticias,  de Canal 7, el pasado 24 de julio.

En esa oportunidad, el diputado expresó: "Los trabajadores del sector público en cualquier categoría que cumplan con su función de manera eficiente y se ganen la anualidad, no deben darse por aludidos, pero quizás en esa reunión solo habían los vagabundos que no se ganan las anualidades, porque los que se las ganan hay que pagárselas, pero hay un sector, como la mitad de empleados públicos, que no se las ganan y no hay que pagárselas".

En la denuncia, el sindicalistas afirma que por las declaraciones de Solís ha tenido "sentimientos de enojo, frustración, decepción, estrés, temor e impotencia".

En específico querelló a Solís por injuria y difamación, al tiempo que presentó una demanda civil en la que exige el pago de ¢6 millones por daño moral.

También, el líder sindical le pedía a Solís brindar una disculpa pública por sus declaraciones. En la denuncia Anchía solicutó 110 días de multa para el legislador.