Proyecto consumió el 71% de los recursos de tres años para el mantenimiento de la vías de la zona

Por: Andrea González Mesén 8 agosto, 2013

La Contraloría General de la República aseguró encontrar inconsistencias en los contratos de conservación vial que realiza el Consejo Nacional de Viabilidad (Conavi), debido a que no garantizan ni la calidad de las obras ni su funcionalidad.

Lo anterior es parte de las conclusiones emitidas por el Área de Servicios de Infraestructura del órgano, después de realizar un estudio sobre el proyecto de reconstrucción del tramo entre el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría y el Cruce de Manolo´s en Alajuela.

La Contraloría afirma que el Conavi utilizó contratos de conservación para obras que no estaban previstas, y que más bien correspondían a reconstrucciones que no contaban con diseños adecuados, aspecto que aumentó los costos.

Arreglos en la carretera sobre el Coyol de Alajuela.
Arreglos en la carretera sobre el Coyol de Alajuela.

De acuerdo con el estudio, las obras de 7,1 kilómetros consumieron ¢5.041 millones, es decir un 71% del presupuesto previsto para la conservación de tres años de la zona.

Además, la Contraloría señala que las obras ejecutadas entre octubre del 2012 y febrero del 2013 no contaron con supervisión, "en consecuencia no se tiene seguridad razonable sobre la calidad de las obras viales".

Según Allan Ugalde, gerente del área de Servicios de Infraestructura, se le ordenó al Ministerio de Obras Públicas y Transporte (MOPT) elaborar un manual para la gestión y conservación vial. Además le mandó al Conavi no usar proyectos de reconstrucción al amparo de contratos de la conservación vial.

El proyecto está a cargo de la empresa H. Solís.

Pedro Castro, ministro de Obras Públicas y Transportes, reconoció a este medio en febrero de este año que la reconstrucción en el tramo Aeropuerto–Manolo's obligará al Conavi a pedir financiamiento adicional para completar el resto del contrato.