Por: Carlos Láscarez S. 4 marzo, 2015

Santa Ana. El Concejo de Santa Ana votó anoche en secreto sobre el futuro del alcalde Gerardo Oviedo, denunciado por acoso sexual en el 2011.

Oviedo escuchó los argumentos, pero no habló. | JORGE ARCE
Oviedo escuchó los argumentos, pero no habló. | JORGE ARCE

Con una votación de 3 a 2, la decisión quedó en firme, pero no se conoció el detalle del acuerdo.

Para hoy está previsto que el municipio notifique a las partes y al Tribunal Supremo de Elecciones, ente que recibió un pedido para retirar las credenciales a Oviedo en el 2011.

La votación se inició a las 7:15 p. m. y tras varias recusaciones los ánimos se calentaron entre los seguidores del alcalde, sus detractores y un grupo de vecinos.

José Ramón Sibaja, regidor de Liberación Nacional, manifestó que “este es un proceso viciado y se violentó el debido proceso”, ya que un grupo desea a una mujer como alcaldesa.

“Se nos prohibió hacer una defensa técnica contra un proceso viciado de nulidad que estuvo mal constituido. Este procedimiento fue hecho por dos personas que no tienen formación, como la ley lo exige. La resolución de mayoría que dictan no tiene fundamentación”, dijo Sibaja.

Mercedes Hernández Méndez, presidenta de la Asociación Nacional de Alcaldías e Intendencias denunció que los regidores no son jueces, por lo que consideró que se violentó el debido proceso. “Pedimos que sea un juez el encargado de decir si es culpable o no. El Contencioso Administrativo será el que analice la prueba. Es una barbaridad lo ocurrido acá”, agregó Hernández.