Consejo decidirá en las próximas semanas si acepta cambios planteados por Banco de asumir control de proyecto

Por: Diego Bosque 21 marzo
El semáforo en sentido San Ramón-San José provoca largas presas. | JEFFREY ZAMORA/ARCHIVO
El semáforo en sentido San Ramón-San José provoca largas presas. | JEFFREY ZAMORA/ARCHIVO

Dejar en manos del Banco de Costa Rica (BCR) la ampliación de la vía entre San José y San Ramón y limitarse a recibir informes sobre el avance de la obra es un panorama que el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) no contempla.

Así lo indicó Germán Valverde, director ejecutivo del Conavi, este lunes, al ser consultado sobre la propuesta del Banco de asumir el control del proyecto. La entidad financiera es la administradora del fideicomiso para construir esa obra.

"El Banco, como fiduciario y como ejecutor tiene gran cantidad de responsabilidades, pero la responsabilidad de que el proyecto se ejecute bien, que haya un buen manejo de recursos y que haya una tarifa justa en los peajes no se delega; ese rol sigue siendo de la Administración porque el proyecto de la carretera sigue siendo del Estado", manifestó Valverde.

Asumir por completo el proyecto vial sin tener que someter cada decisión al visto bueno del Consejo es una de las modificaciones contractuales solicitadas por el BCR.

El Banco pretende, además, nombrar los miembros de la unidad ejecutora sin el aval del Conavi, así como tener autonomía para tomar decisiones sobre la estructuración financiera, la licitación y la contratación de la constructora. De esta forma, proponen que el proyecto sea bajo la modalidad "llave en mano", es decir, donde se hace responsable de entregar la obra completamente terminada, lista para entrar en funcionamiento.

Los cambios están incluidos en un borrador de adenda al contrato que el BCR envió al Conavi en febrero.

Las condiciones del banco
Las condiciones del banco

"La figura del fideicomiso es solamente una figura de gestión para la ejecución del proyecto, pero una vez que el proyecto se ejecute, la responsabilidad sobre la calidad del mismo es del Estado", agregó Valverde.

Mario Barrenechea, gerente general del BCR, expresó, días atrás, que si el Conavi no acepta las nuevas condiciones ellos se retirarán de la obra, pues consideran que el propuesto es el modelo correcto para hacer la vía de forma ágil.

"No es una amenaza, no es una amenaza, es una realidad. Nosotros no queremos construir en siete o diez años, queremos construir en unos tres años (...) No nos vamos a exponer a un fracaso, entendiendo por fracaso tener que tomar siete o diez años para construir 60 kilómetros", comentó Barrenechea.

La Dirección Ejecutiva del Conavi estima que tomarán una decisión sobre este tema a más tardar en un mes.

Carlos Villalta, ministro de Obras Públicas y Transportes, declaró que deben esperar a tener un criterio legal de la Dirección Ejecutiva del Consejo, para saber cuáles aspectos del contrato se pueden modificar y cuáles no.

Atrasos

El Conavi no oculta que si el BCR decide retirarse del contrato la construcción de los 60 kilómetros de carretera sufrirá graves atrasos.

Si el Banco opta por rescindir el contrato, el Conavi y el MOPT deberán buscar otra entidad financiera que esté dispuesta a asumir la obra.

"Yo estoy positivo pensando en que el Banco va a continuar en el proyecto, pero será una decisión de ellos y el Conavi tendrá que buscar la opción de otra entidad bancaria que continúe con el proyecto", concluyó Valverde.

La ampliación sería dada en concesión, pero los tres intentos realizados fracasaron. El último fue con la empresa brasileña OAS, cuyo contrato fue rescindido en 2012 por la entonces presidenta Laura Chinchilla, debido a la oposición de las comunidades de occidente por el costo de los peajes.

Por esa decisión, el país tuvo que indemnizar a la constructora con $35 millones.

Etiquetado como: