Afirmó que nunca vio su éxito en la COP21 como un trampolín para la secretaría general

Por: Natasha Cambronero 13 septiembre, 2016

La ahora excandidata a la Secretaría General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Christiana Figueres, afirmó que desde el inicio sabía que su aspiración a ese alto cargo internacional era una "quijotada".

Figueres y el Gobierno de Costa Rica anunciaron este lunes del retiro de la postulación debido al poco respaldo que recibió.

Durante una entrevista con La Nación, Figueres dijo que elementos como la tardanza en la presentación de su candidatura— lanzada hasta el 7 de julio—, y que tácitamente sea el turno para que un candidato de Europa del este asuma la Secretaría General, pesaron en los malos resultados que ha obtenido en las cuatro votaciones preliminares que ha realizado el Consejo de Seguridad de la ONU hasta la fecha.

"Por supuesto que era entrar cuesta arriba pero, si en esta vida no damos un paso porque vemos la cuesta en frente, nos aburriríamos muchísimo. Al contrario, la maravilla de este país es que echamos para adelante, no para atrás. Sabíamos desde un principio que era una quijotada; sabíamos que el riesgo era muy grande", afirmó.

Figueres se mantuvo hasta mediados de año en su cargo como secretaria ejecutiva de la Convención Marco de la ONU sobre cambio climático, el más alto cargo político relacionado con el clima dentro de la organización mundial.

Ella lideró los acuerdos de París, de diciembre del 2015, que terminaron con una acuerdo unánime entre 195 países durante la Conferencia de las Partes 21.

Figueres dijo que pese a su retiro de la carrera por la secretaría general, no se arrepiente de nada de la campaña en la que estuvo acompañada por el Gobierno del presidente Luis Guillermo Solís, que la respaldó otorgándole el rango de embajadora en misión especial.
Figueres dijo que pese a su retiro de la carrera por la secretaría general, no se arrepiente de nada de la campaña en la que estuvo acompañada por el Gobierno del presidente Luis Guillermo Solís, que la respaldó otorgándole el rango de embajadora en misión especial.

Pese a su éxito de ese momento, Figueres afirmó que nunca vio el resultado de su esfuerzo por frenar el cambio climático como un trampolín para ocupar la secretaría general de la ONU.

"Esta (la candidatura a la secretaría general) fue una idea de muchas personas. Después de París, yo estaba bastante ocupadita en sacar la tarea (de los acuerdos)", afirmó.

Figueres dijo que pese a su retiro de la carrera por la secretaría general, no se arrepiente de nada de la campaña en la que estuvo acompañada por el Gobierno del presidente Luis Guillermo Solís, que la respaldó otorgándole el rango de embajadora en misión especial.

– ¿Vio que era posible llegar a la Secretaría?

Ante esta consulta Figueres no titubeó al asegurar que sí, pues ella y su equipo la vieron como una oportunidad de aprovechar "una gran lección", en referencia a los acuerdos alcanzados durante la Cumbre de París de diciembre pasado.

Tema de género, vital. Para la exsecretaria de la Convención sobre Cambio Climático, el tema de género en esta elección del sustituto de Ban Ki-moon al frente de la ONU se torna importante.

Sin embargo, lamentó no ser optimista sobre la posibilidad de que la ONU tenga a su primera secretaria general durante esta elección, que van encabezando los hombres, al menos durante las primeras votaciones que ha realizado el Consejo de Seguridad.

"Yo agradecería una decisión del Consejo de Seguridad que buscara una persona de sólido liderazgo de claros principios y valores y, si fuera mujer, mucho mejor. (...) Si es mujer, sería un mensaje simbólico muy importante para el mundo, porque es el puesto de más importancia en la diplomacia internacional, pero no resolvería el tema de género", afirmó.

La diplomática internacional adelantó que, ahora que abandona sus aspiraciones a la secretaría general de la ONU, continuará con un esfuerzo colectivo que fundó a principios de este año y que busca llevar a más mujeres a cargos internacionales de relevancia.

"Yo agradecería una decisión del Consejo de Seguridad que buscara una persona de sólido liderazgo de claros principios y valores y, si fuera mujer, mucho mejor", Christiana Figueres

Conmovida hasta las lágrimas, Figueres afirmó que no encuentra nada más satisfactorio que servir de inspiración para muchas mujeres más jóvenes que ella, quienes luchan por abrirse un espacio dentro de la política internacional.

"No hay nada más satisfactorio que eso", afirmó, después de garantizar que no ve ninguna posibilidad de entrar a competir en la lucha política nacional, pese a los buenos resultados que despierta su nombre en las encuestas.

Etiquetado como: