Por: Sofía Chinchilla C. 21 abril, 2016

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China se pronunció sobre la decisión de Recope de separarse de la CNPC, de su país, con la cual creó una empresa conjunta para desarrolar una refinería en Costa Rica.

En una conferencia de prensa realizada el lunes pasado, el vocero de la Cancillería de aquel país, Lu Kang, aseguró que su gobierno espera llegar a una "solución adecuada" entre la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) y la Corporación Petrolera Nacional de China (CNPC). No precisó, sin embargo, cuál era la solución adecuada.

"China valora sus relaciones amistosas con Costa Rica, que se han desarrollado durante los últimos años. Este es un caso individual, en el que se espera que se pueda mejorar la comunicación y las preocupaciones de cada parte", declaró Kang ante la prensa china.

Vista de las instalaciones de la antigua refinería en Moín (Limón). Se supone que el proyecto con China debe reemplazarla. | JORGE NAVARRO
Vista de las instalaciones de la antigua refinería en Moín (Limón). Se supone que el proyecto con China debe reemplazarla. | JORGE NAVARRO

La misma posición fue manifestada el miércoles por Alejandro Solano, canciller a.i., quien aseguró que la ruptura del negocio no afectaría las relaciones diplomáticas entre los países.

Por su parte, Sara Salazar, presidenta de la Recope, informó de que las autoridades asiáticas no han sido notificadas oficialmente de la decisión, pues la misma primero debe ser aprobada por el Consejo de Gobierno.

Recope y CNPC crearon en 2007 la sociedad Soresco, la cual se encargaría de la construcción de la refinería en Moín por $1.500 millones. No obstante, el plan se frenó en 2013, luego de que la Contraloría General de la República señaló un conflicto de intereses en la elaboración de los estudios de factibilidad, pues los realizó una empresa subsidiaria del socio chino.

Según las autoridades de la Refinadora, se buscaron posibilidades como realizar otros estudios así como la venta de acciones, sin que fructificaran. De ahí que, antes de Semana Santa se tomó la decisión de separarse.

Además de ese proyecto, estaba pendiente con China la ampliación de la ruta 32, entre el cruce de Río Frío y la ciudad de Limón, que estaría a cargo de la firma china CHEC, cuyo contrato está en proceso de refrendo en la Contraloría General de la República.

También está en espera el establecimiento de zonas económicas especiales, donde empresas asiáticas instalarían plantas para fabricar tecnología.

Etiquetado como: