Iglesia católica explica decisión en que en esa provincia hay más vocaciones

Por: Alberto Barrantes C. 7 enero, 2014

La diócesis de Cartago tomó la decisión de “dar en préstamo” a tres sacerdotes para que cubran necesidades en las diócesis de Limón y de San Isidro de El General.

El por qué lo explicó el vocero de la diócesis de Cartago, Carlos Oreamuno. “El préstamo de sacerdotes de Cartago hacia otras diócesis se debe a que en esta provincia hay muchas vocaciones de sacerdote”.

Los curas “en préstamo” son Jaime Gutiérrez, quien irá a San Isidro de El General, y Herbert Montero y Johnny Ramírez, quienes viajarán a Limón.

Una buena noticia para los católicos es que el Seminario Mayor tendrá 201 aspirantes que iniciarán la formación sacerdotal.

El rector de esa institución ubicada en Paso Ancho, San José, Manuel Garita, dijo que aumentó la cifra de primer ingreso. “Siento que es una buena cosecha de la Pastoral Vocacional, que visita colegios, que habla con los jóvenes en los templos y que busca el llamado a la vocación sacerdotal”. La edad promedio de ingreso es 23 años.

Cambios en Cartago. La Iglesia católica también hizo movimiento de sacerdotes entre la diócesis de Cartago. Los curas asumirán nuevas funciones en otras diócesis por voluntad y encomienda de su obispo, monseñor José Francisco Ulloa.

Minor Marín, Pablo Masís y Gustavo Orozco asumirán en San Buenaventura de Turrialba; Melvin Mora, en Dulce Nombre de Cartago, y Eliécer Monge, en Santa Rosa de Oreamuno.

En la lista también están Julio Fernández, en San Esteban, y Miguel Rivera en El Carmen. Adrián Rivera y Pablo Orozco estarán en el distrito Occidental de Cartago, y Adrián Gómez en San Isidro Labrador de El Guarco, mientras José Brenes va a La Suiza de Turrialba.

El 29 de agosto, José Rafael Quirós (derecha) sustituyó al arzobispo saliente, monseñor Hugo Barrantes, en la arquidiócesis de San José. Este mes se anunciarían los cambios en las parroquias. | JOHN DURÁN/ARCHIVO
El 29 de agosto, José Rafael Quirós (derecha) sustituyó al arzobispo saliente, monseñor Hugo Barrantes, en la arquidiócesis de San José. Este mes se anunciarían los cambios en las parroquias. | JOHN DURÁN/ARCHIVO

“Cada obispo puede hacer sus cambios y encomendar nuevos retos a los sacerdotes para que, en zona urbana o rural, lleven el mensaje de Dios”, dijo monseñor Ulloa.

Como vicarios estarán Jorge Gómez, en San Antonio de Cot; Ronny Vega en San Rafael de Oreamuno; Pablo Granados, en Orosi, y Federico Montenegro en Dulce Nombre de Tierra Blanca.

Sin variantes. En las diócesis de Ciudad Quesada y Limón no hay cambios porque ambas esperan la designación de obispo.

La de San José anunciará los movimientos parroquiales a finales de enero debido a que el arzobispo, José Rafael Quirós, aún analiza los cambios con los sacerdotes.