Gobierno se opone a modificar el proyecto de ley 19.636, listo para segundo debate, porque insiste en que iniciativa tiene el objetivo de mejorar la seguridad en carreteras

Por: Aarón Sequeira 9 abril
La reforma aprobada a la Ley de Tránsito mantendrá el permiso para que los turistas puedan conducir triciclos y cuadraciclos menores a 550 cc, con la licencia B1, a pesar de que este documento es solo para manejar vehículos.
La reforma aprobada a la Ley de Tránsito mantendrá el permiso para que los turistas puedan conducir triciclos y cuadraciclos menores a 550 cc, con la licencia B1, a pesar de que este documento es solo para manejar vehículos.

La Cámara Nacional de Turismo (Canatur) presiona a los diputados, antes de la votación definitiva de la reforma a la Ley de Tránsito, para que estos mantengan el permiso de manejo de motocicletas y cuadraciclos, en vías secundarias, con la licencia B1.

Desde mediados de marzo, el expresidente de esa Cámara, Pablo Heriberto Abarca, envió a los legisladores una carta en la que manifiesta la oposición a la reforma que eliminaría el permiso, bajo el argumento de que eso afectaría a los operadores turísticos que rentan ese tipo de vehículos para transitar por caminos de montaña.

Abarca, quien dejó el cargo en la Canatur el 31 de marzo, explicó a La Nación que ha intentado conversar con la mayor cantidad de congresistas posible, para hacerle un cambio al proyecto de ley 19.636, reforma a la Ley de Tránsito por Vías Públicas Terrestres, antes del segundo debate.

De hecho, el exjerarca de la Canatur conversó con legisladores del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), de quienes es cercano, pues trabajaba antes como asesor parlamentario de esa agrupación; también conversó con libertarios y liberacionistas.

Específicamente, la reforma eliminaría un párrafo del actual artículo 86 de la Ley de Tránsito, que dice lo siguiente:

"Asimismo, autoriza a conducir en carreteras no primarias vehículos tipo bicimoto y motocicleta de combustión interna, cuya cilindrada de motor no supere 125 centímetros cúbicos; en caso de que estos cuenten con motores eléctricos o híbridos, la potencia máxima no podrá superar los 11 kilovatios. En los mismos términos, se autoriza a la conducción de motocicletas tipo triciclo y cuadraciclo, cuyo cilindraje de motor no supere los quinientos centímetros cúbicos", se lee en el párrafo referido a los vehículos que se pueden utilizar con la licencia B1.

Este tipo de licencia es la más común, la que se debe obtener para conducir automóviles de hasta cuatro toneladas.

La iniciativa, aprobada en primer debate el 30 de enero, ya tiene el visto bueno de la Sala Constitucional, pues el 8 de marzo los magistrados constitucionales respondieron una consulta promovida por varios legisladores, en el sentido de que no tiene vicios de fondo ni de forma.

Aunque desde esa fecha los diputados están habilitados para dar el segundo debate, el definitivo, esa votación no se ha realizado.

La carta de la Canatur a los legisladores y las gestiones que hizo Abarca se dieron a partir del 14 de marzo, una vez que la Sala IV dio su respuesta.

Consultado por La Nación, Luis Paulino Mora, viceministro de la Presidencia, aseguró que el Gobierno está totalmente en contra de esa pretensión de los operadores turísticos.

Mora añadió que la razón de técnica legislativa para no haber votado el proyecto es que el Ejecutivo lo ha tenido que retirar de la agenda de sesiones extraordinarias varias veces, para dejar el camino libre para el avance de otras iniciativas legales.

"Hay una afectación importante en las diferentes zonas del país, sobre todo para turistas nacionales. (...) Es un problema, nosotros les hemos sugerido a los diputados que incluyan un párrafo para que dejen habilitados los cuadraciclos de hasta 500 centímetros cúbicos. Estamos de acuerdo en que se excluyan las bicimotos, porque no es un tema nuestro", afirmó Pablo Abarca.

Aunque el exjerarca de la Canatur (hasta ayer se elegía el nuevo presidente de la Cámara) alega que ellos solo pedían incluir los cuadraciclos, en la carta están solicitando mantener el párrafo que da la autorización, tal cual existe hoy en la Ley de Tránsito.

Gobierno en contra

Por parte del Ejecutivo, el viceministro Mora explicó que no están de acuerdo con la solicitud de la Cámara, porque la intención principal de esta reforma legal es la seguridad vial.

De hecho, entre las principales modificaciones que se hacen en la ley están el incremento de las multas por negarse a la alcoholemia, por hacer ruido con el vehículo por encima de lo permitido y emitir gases por sobre los límites legales.

"Desgraciadamente, las motos son los vehículos con mayor siniestralidad. No estamos de acuerdo en que se permita manejar un vehículo para el que alguien no ha sido certificado. La Cámara ha estado haciendo fuerte lobby en la Asamblea, varios diputados me han comentado el tema, pero nosotros creemos que para evitar las muertes en carretera hay que aplicar todo el rigor de la ley. Es una cuestión de seguridad y hasta de sentido común", explicó Mora.

El viceministro apuntó que, en cuestión de permisos para turismo de aventura, es obligatorio tener licencia para hacer buceo o pesca deportiva, por lo que debería ser igual para una actividad que podría poner en riesgo la vida de una persona que conduzca una moto o un cuadraciclo sin que nadie certifique que puede hacerlo. O, incluso, las vidas de otros transeúntes.

"Un 80% de los accidentes de tránsito que ocurren en el país involucran a una motocicleta. Es un vehículo de alta siniestralidad. Los operadores turísticos podrán seguir rentando estos vehículos para quienes tengan licencia. Es más, dentro de fincas privadas no es necesario contar con una licencia para manejar un vehículo.

"Nosotros no lo hacemos por joder, ni para desincentivar una actividad que es lícita y muy importante, que son los tours de aventura, sino porque queremos promover y defender la vida", dijo Luis Paulino Mora.

En el Congreso, el lobby habría hecho mella en los socialcristianos y los libertarios, porque de hecho fue Otto Guevara quien llevó el tema a la reunión de jefes de fracción, semanas atrás.

Luis Vásquez, de la Unidad Social Cristiana, indicó que es posible llegar a un acuerdo con las demás fracciones para abrir el plenario a comisión general antes del segundo debate, hacer el cambio y enviar el proyecto a publicación, para luego hacer la votación.

"Ya está hablado con la mayor parte de las bancadas, si no la mayor parte, y todas están de acuerdo en enmendar esa parte. Yo tenía mis reservas, pero la intención es darle la posibilidad al turismo de mantener ese negocio", comentó el rojiazul.