Puente debió quedar listo el fin de semana anterior según Cosevi, pero instalaciones de cableras impide colocar la última barrera de seguridad.

Por: Juan Fernando Lara 8 agosto
Puente peatonal en La Galera sobre autopista Florencio del Castillo debió quedar listo el fin de semana anterior.
Puente peatonal en La Galera sobre autopista Florencio del Castillo debió quedar listo el fin de semana anterior.

San José.

El puente peatonal en La Galera, Curridabat, está casi listo, solo falta colocar una barrera de seguridad. El problema es que algunas empresas no han quitado líneas de cableado e impiden concluir la obra.

La denuncia la hizo el Consejo de Seguridad Vial (Cosevi) la tarde de este martes mediante un comunicado, según el cual el paso debió quedar listo este fin de semana.

"Solo le resta la colocación de una barrera en una de las rampas de acceso para entrar en servicio, pero la presencia de cableado de compañías de televisión e Internet impiden colocar la estructura de protección", reclamó el ingeniero Adrián Rojas, del Cosevi.

El funcionario advirtió de que dará un último aviso a las empresas para que en un plazo máximo de una semana trasladen sus bienes o gestionará el corte de ese cableado.

Rojas reconoció que la construcción del puente ha tenido "múltiples inconvenientes", los que atribuye a la falta de oportunidad de estas empresas para mover su cableado.

"La pasarela debió quedar lista el fin de semana anterior, pero lamentablemente las empresas que ofrecen servicios de televisión e Internet no trasladaron su cableado a tiempo. Esto es una situación reincidente en este proyecto, pese a que en la mayoría de los casos advertimos a las empresas con año y medio de anticipación al inicio de obras", reprochó Rojas.

La obra, iniciada en setiembre del 2016, debió inaugurarse en enero de este año, pero todo se retrasó por meses debido a un cruce de acusaciones entre entidades públicas y privadas.

El Cosevi acusó a empresas de servicios de televisión por cable por tener líneas en la zona de trabajos. Estas empresas, a su vez, culparon a la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) por la falta de un ducto para lanzar el cableado y así, la lista de recriminaciones paralizó el proyecto.

Este puente con 49 metros de pasarela está valorado en ¢272 millones y proveerá condiciones que permitan acceso universal, es decir, para que personas en sillas de ruedas o con algún tipo de dificultad para moverse puedan usarlo, contrario a lo que ocurre con las viejas estructuras con gradas.