Paso quedó rehabilitado a eso de las 6 p. m. de este sábado por avenida 7

 8 noviembre, 2014
A las 7:04 p. m. este era el panorama en la zona reparada. Choferes y peatones debían sortear las vallas y obstáculos, pero el paso fue reabierto.
A las 7:04 p. m. este era el panorama en la zona reparada. Choferes y peatones debían sortear las vallas y obstáculos, pero el paso fue reabierto.

El Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), concluyó a eso de las 6 p. m. el arreglo en las tuberías que pasan por la avenida 7, 200 metros al oeste del Instituto Nacional de Seguros en San José, cuyo arreglo provocó presas enormes ayer viernes en el centro de la capital.

De acuerdo con Manuel López, encargado de aguas residuales de la Gran Área Metropolitana (GAM) del AyA, primero se reparó el tubo de agua potable y luego siguieron con la tubería de alcantarillado sanitario.

Una cuadrilla del AyA se hizo cargo de la fuga de agua potable y luego de la nueva caja de registro de alcantarillado sanitario. "El paso quedó habilitado y únicamente se dejaron vallas para que termine de fraguar y secarse el concreto del aro en el pozo de registro", acotó López vía telefónica hoy a las 7:45 p. m.

Indicó que el lunes en la mañana retirarán las vallas y los escombros, pero no será necesario ningún cierre ya que se trata de una labor rápida.

Como la vía quedó con lastre, será el martes cuando se proceda a rellenar con asfalto nuevamente, pero tampoco habrá cierre total.

López dijo que la colocación de asfalto también corre por cuenta del AyA y se tarda aproximadamente una hora en hacerlo, por lo que no se repetirá el trastorno vial ocurrido el viernes.

Ese día los conductores duraban más de una hora en atravesar San José y el colapso llegaba hasta el sector de la terminal de buses Caribeños, por lo que los buses de Tibás, Santo Domingo, Heredia y otras rutas quedaron atrapados en las presas.

De igual manera, afectó el paso de las rutas de buses que salen de San José hacia Goicoechea y otras que pasan por el sector del Hospital Calderón Guardia.