Iniciativa fija un tope de diez salarios mínimos al máximo que puede alcanzar ese pago mensual, o sea ¢2,5 millones

Por: Aarón Sequeira 7 diciembre, 2015
El plenario asignará los planes a comisión. | RAFAEL PACHECO/ARCHIVO
El plenario asignará los planes a comisión. | RAFAEL PACHECO/ARCHIVO

Los diputados aprobaron a las 4:20 p. m. de esta tarde el proyecto de ley que reduce a ¢2,5 millones las pensiones de 166 exdiputados o sus herederos, algunos de los cuales devengan hasta y ¢7,1 millones mensuales de parte del Estado. Además, se les elimina el aumento anual de un 30%.

La iniciativa tuvo el voto positivo de los 38 legisladores presentes en el plenario del Congreso al momento de la votación.

El proyecto de ley, presentado por la liberacionista Sandra Piszk y negociado junto con el Ministerio de Trabajo, busca acabar con los beneficios excesivos de ese régimen de pensiones que, a pesar de extinguirse en 1992, aún tiene 230 beneficiarios.

Le impone un tope de diez salarios base (¢2,5 millones) a las jubilaciones, con lo que se tocan las pensiones de 166 exdiputados o herederos que reciben ¢3 millones, ¢4 millones, ¢5 millones, ¢6 millones y hasta ¢7 millones, por ejemplo.

Entre ellos está Claudio Guevara, padre del actual legislador Otto Guevara; Bernal Jiménez, expresidente del Partido Liberación Nacional (PLN); Humberto Vargas Carbonell, padre del también congresista Humberto Vargas, del Partido Unidad Social Cristiana; así como los exparlamentarios Rolando Laclé, Danilo Chaverri y Ovidio Pacheco, entre otros.

Al eliminar el aumento anual que hasta ahora tenían esas pensiones, los congresistas establecen que el incremento a partir de la entrada en vigencia de esa ley será solo igual que el costo de vida o inflación.