El ajuste persigue generar recursos para 1.500 proveedores comunales y elevar calidad

Por: Juan Fernando Lara 24 agosto
Parte de la zona de captación de agua de la asada de la comunidad de Calle San José en San Pedro de Poás (Alajuela).
Parte de la zona de captación de agua de la asada de la comunidad de Calle San José en San Pedro de Poás (Alajuela).

San José.

La Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) aumentó entre un 3,4% y un 90% las tarifas por el suministro de agua potable a cargo de acueductos comunitarios. El ajuste persigue generar recursos a 1.500 proveedores comunales de forma que mejoren la calidad del servicio.

En Costa Rica, las Asociaciones Administradoras de Sistemas de Acueductos y Alcantarillados Sanitarios (Asadas) proveen el líquido a 1,3 millones de abonados (29% de todo el país).

Los cambios en las tarifas tienen dos objetivos.

Por una parte, intentan promover un uso racional en los diversos bloques o grupos de consumo, para combatir el desperdicio del recurso.

Por otra, el nuevo pliego tarifario reconoce las necesidades de recursos de la Asadas para atender gastos operativos, administrativos y de inversión en acueducto, explicó la Aresep en un comunicado.

El incremento afecta en mayor medida a acueductos con menos de 300 abonados, cuyas tarifas prácticamente se duplicarían. Para ellos, los ajustes oscilan entre 21% y 90%. Ellos representan más del 70% (1.040) de los 1.500 sistemas comunitarios en operación.

Para los que tienen entre 301 y 1.000 abonados, las alzas serían menos significativas de 3,4% a 20%.

Según la entidad, esto permitirá a las asociaciones cumplir el Reglamento para la Calidad del Agua Potable del Ministerio de Salud, el cual define una serie de normas técnicas y de seguridad para los acueductos rurales.

Fórmula de cálculo.

La Aresep definió tarifas máximas a partir de una muestra de 131 acueductos rurales, usando como referencia el costo unitario que corresponde al percentil 70. De esta forma, la gran mayoría de Asadas podrán operar con costos iguales o menores al máximo.

Asadas que tengan un costo real menor podrán aplicar tarifas inferiores siempre y cuando el servicio se preste en condiciones adecuadas, aclaró la Autoridad.

El pliego tarifario aprobado contiene más de 100 tarifas máximas que se aplican según variables como número de abonados, niveles de consumo, sistemas de distribución del agua (gravedad o bombeo), existencia de planta potabilizadora y categoría de usuario (domiciliar/preferencial y empresarial/gobierno).

Las nuevas tarifas varían entre ¢138 y hasta ¢859 por metro cúbico medido. El cobro del cargo fijo, por su parte, varía entre ¢2.883 y ¢3.409 por mes.

Con la aplicación de los nuevos costos, el recibo mensual de un abonado que consuma 20 metros cúbicos en una asada de 300 abonados, tendría un incremento máximo de ¢1.580, equivalente al 21%.

La Aresep también estableció la posibilidad de hacer un ajuste gradual y progresivo de las nuevas tarifas, para llegar a la tarifa final en un lapso de dos años. La justificación, aclaró la entidad, es que muchas Asadas enfrentan dificultades de cobro debido a que entre sus abonados hay familias en pobreza y pobreza extrema.

Asimismo, se estableció que en los casos que requieran tarifas aún mayores, las organizaciones deben presentar un estudio individual por medio del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA), para justificar su situación.

"El ajuste tarifario para las asadas tiene especial complejidad, por tratarse de un grupo muy numeroso y heterogéneo de asociaciones, entre las que algunas consideran que necesitan ajustes importantes; mientras que otras más bien han experimentado dificultades para cobrar las tarifas establecidas en la última fijación" explicó el Intendente de Agua, Carlos Herrera.