Por: Aarón Sequeira 30 enero
El Honda en que viajaban seis personas, quedó destrozado.
El Honda en que viajaban seis personas, quedó destrozado.

Negarse a la alcoholemia será castigado con una multa de ¢306.850, una vez que entre en vigencia una nueva reforma a la Ley de Tránsito, aprobada este lunes en el Congreso.

Actualmente, rechazar la medición de alcohol no implica ningún castigo para el conductor.

Nuevos castigos
Nuevos castigos

La iniciativa, que recibió 37 votos a favor y uno en contra, traerá otras sanciones.

- ¢306.850 por provocar ruidos con la mufla o emitir gases por encima de lo permitido. Además, se expone a que las autoridades le quiten las placas del vehículo.

- ¢104.600 por llevar en un vehículo más pasajeros de los permitidos o llevarlos en el cajón. Lo mismo aplicará para conductores que trasladen a personas fuera de la cabina de sus vehículos. La única excepción se dará para el caso de los vehículos tipo pick-up, en caso de que trasladen trabajadores del campo por caminos rurales.

- ¢104.600 a la persona que conduzca un automóvil sin la licencia correspondiente al tipo de vehículo.

Cindy Coto, directora del Consejo de Seguridad Vial (Cosevi), consideró que lo atinente a la prueba de alcoholemia es lo más relevante: "Tenemos conductores un poco rebeldes que se niegan a realizar la prueba, y con esta reforma podrán negarse, pero le haremos una multa, de las más altas. De igual forma, se le cobrará la prueba de laboratorio si confirma la prueba de aire o la supera".

Emitir exceso de ruido con la mufla será sancionado con ¢307.000.
Emitir exceso de ruido con la mufla será sancionado con ¢307.000.

Retirar placas por mal estacionamiento sin presencia del conductor

Los oficiales de Tránsito ahora también podrá quitar placas y retirar el automóvil "cuando el vehículo obstruya vías públicas, tránsito de vehículos y personas, aceras, ciclovías o permanezca estacionado frente a paradas de servicio público, rampas o estacionamiento para personas con discapacidad, hidrantes, salidas o entradas de emergencia, entradas a garajes y a estacionamientos públicos y privados".

En caso de que un chofer de bus, taxi o servicio especial de taxi no lleve la licencia, la tenga vencida o suspendida, también se expone a que le quiten las placas del vehículo que conduzca.

La directora del Cosevi indicó que hasta la fecha se ha hecho complicada la sanción a conductores que parquean en zonas prohibidas. Con la reforma, se les podrá sancionar en ausencia.

"En el 2016 la Policía de Tránsito hizo 18.392 boletas por mal estacionamiento, es una de las conductas más sancionadas, pero es claro que no es suficiente. Con la reforma podremos sancionar el vehículo sin que el conductor esté necesariamente presente, que es algo que no podemos hacer actualmente", dijo Coto.

"Esto es clave para combatir el congestionamiento vial", dijo Liza Castillo, viceministra de Transportes, en un comunicado de prensa difundido por la Presidencia de la República.

3 ajustes para asegurar castigos

La reforma aprobada en primer debate también introduce frases en conductas hoy sancionadas para hacer más específicos los castigos que podrían recibir los conductores.

-Por ejemplo, el texto se asegura de imponer una multa de ¢51.316 a quienes conduzcan taxis o vehículos de servicio especial en zonas no autorizadas, o si desacatan indicaciones de los oficiales de la Policía de Tránsito.

-Además, actualmente la Ley de Tránsito no castiga a los dueños de vehículos cuyo conductor no porte la licencia. Con la reforma, no solo el conductor del auto será castigado con ¢21.992 por no andar su licencia, pues también el dueño registrado del automóvil recibirá una sanción.

-Entre los cambios introducidos, también se establece quitarles las placas a los vehículos que brinden servicio de transporte público ilegalmente, o a los autos extranjeros que sigan circulando en el país después de tres meses.