Comisión Nacional de Emergencias mantiene el operativo en las cercanías del coloso, a la espera de nueva actividad eruptiva

Por: Aarón Sequeira 15 marzo, 2015

La aparente calma que mantiene el volcán Turrialba desde este sábado aún no convence a los expertos de bajar la guardia, antes eventuales erupciones nuevas.

Lidier Esquivel, de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), explicó que ante la ausencia de actividad eruptiva, no solo seguirá vigente el procotolo de emergencias, sino que este domingo harán algunas inspecciones estratégicas en regiones aledañas al volcán.

El vulcanólogo de la Universidad de Costa Rica Raúl Mora explicó que se ha percibido actividad sísmica y varios trémores que indican la posibilidad de nuevas erupciones.

Mora contó que el material magmático se mantiene a una distancia de uno a tres kilómetros de la superficie del cráter.

"Constantemente se revisa si hay señales de trémores. Es una cuestión cualitativa, un trémor con amplitud indica si podría haber erupción", dijo el experto.

Esquivel aseguró que se inspeccionará la quebrada ubicada entre La Silvia y La Picada, que es el único acceso a esa zona, donde esperan determinar si la cantidad de material acumulado podría resultar peligrosa para los vecinos.

"Ahí hay una quebrada muy llena de cenizas. Si hay un aguacero, podría bajar un flujo de lodo", aseguró Jiménez.

Javier Serrano, de 44 años, cuida ganado en las cercanías del volcán. Él vive con su esposa y tres hijos mayores de edad.

Para él, no ha habido efectos directos en su actividad de cuido de ganado.

En La Pastora, a diez kilómetros del cráter, hay un retén policial que impide el paso de los medios y de los curiosos. En la finca La Central, se mantienen los expertos a la expectativa de la actividad sísmica.

"Venimos a dar una vuelta", dijeron dos hombres en un pick up todoterreno azul, a las 9 a. m. La respuesta de la policía fue negativa.

Lidier Esquivel explicó que, según la actividad del volcán durante el día, recomendarán al Ministerio de Educación Pública mantener el cierre en escuelas aledañas a la zona o, por el contrario, su reapertura.