Condiciones averanadas de los últimos días fueron ocasionadas por sistema de alta presión sobre océano Atlántico, que aumentó intensidad de vientos alisios

Por: Ángela Ávalos 19 octubre
En el cantón de San José ha caído un 50% más de lluvia que el promedio anual histórico.
En el cantón de San José ha caído un 50% más de lluvia que el promedio anual histórico.

Los días averanados que disfrutaron los habitantes del Valle Central cederán el paso a los tradicionales aguaceros de octubre, a partir de este fin de semana.

El pronóstico del Instituto Meteorológico Nacional (IMN) prevé tardes de aguaceros, con acumulados de entre 20 y 30 litros por metro cuadrado, precedidos de mañanas soleadas y calientes, informó el meteorólogo Daniel Poleo Brito.

"Hoy y mañana, las condiciones lluviosas en el Caribe costero y la zona norte disminuirán y se intensificarán las lluvias en sectores como el Pacífico y el Valle Central el fin de semana", explicó el especialista.

El 'verano fugaz' lo causó la presencia de un sistema de alta presión sobre el océano Atlántico. Este sistema, a su vez, provocó un aumento de los vientos alisios.

"Como consecuencia, la zona de convergencia se traslada más al sur. Al situarse así, se producen menos precipitaciones en el Pacífico y Valle Central, y más en el Caribe", explicó Poleo y reiteró que la situación se invertirá para retornar a las condiciones de invierno.

No está prevista la presencia de algún fenómeno meteorológico especial, confirmó el especialista.

Poleo recomendó a las personas que viven en sitios de riesgo mantener la alerta pues los suelos todavía siguen saturados de agua tras el paso de la tormenta Nate.

Quienes habiten cerca de lugares susceptibles a sufrir deslizamientos, derrumbes o aludes deben estar especialmente atentos a los comunicados que emita el IMN o la Comisión Nacional de Emergencias (CNE).

La tormenta tropical Nate fue el último fenómeno climatológico que afectó al país entre el 4 y el 5 de octubre.

Su influencia indirecta causó destrucción y muerte en todo el territorio nacional, excepto en Limón.

Los últimos datos hablan de 12 fallecidos y más de ¢11.000 millones en costos por daños a la infraestructura.

Ese fenómeno se formó como depresión tropical a tan solo 280 kilómetros al noroeste de Limón.

Además, se mantuvo estacionario dos días, lo cual fue determinante para generar lluvias que desbordaron ríos y minaron los ya de por sí saturados suelos del territorio nacional.

Nate se transformó muy rápido de sistema de baja presión a depresión tropical, que es la primera fase de un ciclón, con vientos de entre 60 y 70 km/h.