Una familia que consuma al mes 200 kWh pasará de pagar unos ¢12.500 a cancelar por la misma energía ¢13.500

Por: Juan Fernando Lara 13 julio
CNFL usará ¢20.000 millones de los créditos para dar mantenimiento a su red eléctrica. | ALEJANDRO GAMBOA
CNFL usará ¢20.000 millones de los créditos para dar mantenimiento a su red eléctrica. | ALEJANDRO GAMBOA

San Jose

La Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) confirmó esta mañana un alza de 9,46% para los clientes de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL), a partir de octubre.

Según datos de la Intendencia de Energía de la Aresep, para la tarifa de distribución (la que pagan los abonados en el recibo de luz), la Compañía había pedido un 19,83% de incremento a partir del 1.° de julio del 2017 y otro de 21,06% a partir del 1.° de enero del 2018.

No obstante, al final el alza quedó en 9,46% en distribución a partir del 1.° de octubre del 2017 y hasta el 31 de diciembre del 2018, indica un comunicado de prensa divulgado la mañana de este jueves.

De esta forma, en tarifa residencial, el cargo fijo por el servicio subiría de ¢1.883 a ¢2.043 y el kilovatio hora (kWh) en consumos menores a 200 kWh por mes pasaría de ¢62,67 a ¢68,11 por kilovatio hora. Para el bloque de 201-300 kWh, subirá de ¢96,36 a ¢104,51 y, en consumos sobre 301 kWh mensuales, el cargo pasará de ¢99,58 a ¢108,04.

Una familia que consuma al mes 200 kWh pasará de pagar unos ¢12.500 a cancelar por la misma energía ¢13.500 cuando las tarifas estén vigentes, una vez publicadas en el diario oficial La Gaceta.

Asimismo, la CNFL solicitó un ajuste en la tarifa del sistema de generación de 175% para el 2017 y 126% para el 2018.

Conforme el análisis técnico de la Intendencia, la recomendación fue aumentar 42,56% esta tarifa de generación (el costo de producir la energía). La vigencia del cambio sería entre el 1.° de octubre de este año y el 31 de diciembre del 2018.

Al resolver la solicitud de revisión tarifaria de la Compañía, la Aresep reconoció, de manera parcial, costos de los

Proyectos Hidroeléctrico Balsa Inferior (PHBI) y Eólico Valle Central (PEVC).

Evaluaciones de la Intendencia revelaron que los estudios de prefactibilidad y factibilidad en los cuales se basaron ambos proyectos eran apenas diseños preliminares, en los cuales se omitió el análisis de la viabilidad económica integral y sus variables críticas.

Entre ellas, el costo alternativo de comprarle la energía al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) en vez de generar por cuenta propia.

Según precisa la Aresep, como parte de sus esfuerzos por restringir los costos en los proyectos de inversión, la Intendencia de Energía abrió en el 2016 un proceso permanente de seguimiento a las inversiones hechas por las

empresas del sector.

Este permite llevar un control de estos costos a lo largo del ciclo de vida de los proyectos, desde su concepción, hasta su puesta en operación.

En esta alza se excluyen casi ¢7.000 millones en costos ligados a la convención colectiva de la CNFL, pues varios de sus artículos están cuestionados ante la Sala Constitucional mediante una acción interpuesta por el consejero del usuario de la Aresep, al considerar que amparan beneficios excesivos y desproporcionados.

Etiquetado como: