Nidia Jiménez, Marlene Madrigal, Franklin Corella, Ottón Solís, Marvin Atencio, Marcela Guerrero y Epsy Campbell exigen que sea la asamblea nacional la que decida si revoca la orden de que el legislador no sea acogido en la fracción oficialista

Por: Aarón Sequeira 2 noviembre, 2015
Cuatro días después de que Víctor Morales Zapata exigiera un asiento en la cita semanal de la fracción del PAC, conversó en el plenario con Franklin Corella, quien se opuso a esa petición. | JOSÉ CORDERO.
Cuatro días después de que Víctor Morales Zapata exigiera un asiento en la cita semanal de la fracción del PAC, conversó en el plenario con Franklin Corella, quien se opuso a esa petición. | JOSÉ CORDERO.

Siete de doce diputados del gobernante Partido Acción Ciudadana (PAC) amenazaron con no volver a la reunión de la fracción, si el legislador Víctor Morales Zapata sigue asistiendo a la cita semanal.

Nidia Jiménez, Marlene Madrigal, Franklin Corella, Ottón Solís, Marvin Atencio, Marcela Guerrero y Epsy Campbell pidieron un receso, firmaron una carta y se separaron de la reunión.

En la nota, exigieron que la fracción oficialista haga las gestiones ante la asamblea nacional para que sea ese órgano el que decida si se revoca la orden de no acoger a Morales Zapata, emitida desde enero del 2014.

Corella explicó que ya la bancada había acordado mantener la obediencia a la orden de la asamblea nacional, a menos de que esta sea revocada.

Para Morales, lo sucedido obedece a intereses políticos de algunos legisladores, como el alajuelente Corella, pues dijo que "seguro quiere ser jefe de fracción o impulsar una candidatura para el 1.º de mayo".

El origen del conflicto se dio en diciembre del 2013, cuatro meses después de designar los candidatos a las diputaciones, porque se reveló que Morales Zapata había ocultado a la asamblea nacional que había tenido un proceso penal en 1994, por el que tuvo que conciliar.

Ese diciembre, el entonces candidato presidencial del PAC, Luis Guillermo Solís, le pidió a Morales renunciar a la aspiración, lo cual no hizo.

Además, la asamblea nacional pidió, en enero del 2015, que se iniciara el proceso de expulsión del partido de Morales Zapata y pidió a la futura fracción (que iniciaría labores en mayo del 2014), que nunca lo acogiera en su seno.

Ante la negación del legislador de apartarse, los dos jefes de la fracción que ha tenido el partido han gestionado todas las necesidades administrativas del parlamentario.

Para Corella, las opciones son dos: o bien la asamblea cambia de criterio, o bien Morales acude al Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) para reclamar por el trato que le han dado y lograr todos sus derechos políticos.

Morales dijo que quiere darle tiempo al partido para que cambie de criterio, antes de ir al TSE.