29 septiembre, 2016
fotografía: Reyner Montero
fotografía: Reyner Montero

Tras años de vivir en otras tierras, 270 tortugas de las especies resbaladora y negra volvieron a su verdadero hogar, en el Caribe norte.

Los animales, de entre ocho centímetros y 50 centímetros, llegaron en un camión especialmente equipado.

Fotografías: Reyner Montero
Fotografías: Reyner Montero

"Es un zona muy protegida. Los ríos Parismina y Dos Novillos pasan por la finca, por eso era un lugar idóneo para su liberación", manifestó Joaquín Vargas del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae).

En esos cauces compartirán con peces como machacas, bobos, mogas, barbudos, roncadores, guapotes, además de camarones.

fotografías: Reyner Montero
fotografías: Reyner Montero

Algunos de estos animales llevaban 10 años de estar en en Zooave, en Alajuela, al que llegaron por decomisos o abandono, explicó Fernando Díaz, funcionario de ese recinto de protección.

fotografías: Reyner Montero
fotografías: Reyner Montero

Según Díaz, se trata de tortugas muy "apetecidas" para tenerlas en cautiverio, como mascotas en casas. "La idea es devolverlas a su hábitat, que es el Caribe", dijo.

Todo el trabajo estuvo a cargo del personal del Zooave y del Área de Conservación Tortuguero del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae), que lograron ponerse de acuerdo para llevarlas a Guácimo.

Etiquetado como: