Por: Aarón Sequeira 4 julio

Los diputados aprobaron la creación de 845 plazas más en el Patronato Nacional de la Infancia (PANI), al dar el visto bueno al Primer Presupuesto Extraordinario del 2017, que le asigna poco más del 60% a esa institución y deshace varios de los recortes hechos por los diputados al plan de gastos para este año.

A las 7:15 p. m. de este martes, el plan extraordinario tuvo 25 votos a favor, provenientes de legisladores del Partido Acción Ciudadana (PAC) y del Frente Amplio, principalmente, mientras que 18 estuvieron en contra, sobre todo liberacionistas y socialcristianos, así como un oficialista.

La discusión estuvo aderezada de mucha polémica, porque congresistas del Partido Liberación Nacional (PLN) y del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) se acusaron mutuamente de querer facilitar la aprobación de la iniciativa, pero al final terminaron votando en contra del plan.

El Presupuesto Extraordinario conlleva gastos por poco más de ¢79.000 millones e implica un aumento importante de la deuda, por lo que ni siquiera el fundador del PAC, Ottón Solís, estuvo dispuesto a darle su voto afirmativo.

Rosibel Ramos, del PUSC, no solo criticó que se le asignen esos recursos al PANI, sino que también fustigó que se asignen algunas partidas para viajes al exterior y para "comida rica", porque aseguró que se pagaría directamente con deuda.

De hecho, Solís insistió en ese punto, de que se financia un plan de gastos extra con deuda, pues aseguró que eso es básicamente una bola de nieve.

"Es que se incrementa la deuda interna, porque este presupuesto se paga con emisión de bonos. En cinco años, esto significaría ¢300.000 millones, casi un 1% del producto interno bruto (PIB). Es muy atrevido que el Gobierno aumente 845 plazas. Don Helio Fallas me dijo que, si él fuera diputado, solo lo votaría si hubiera seguridad de que se aprueben los impuestos", comentó Solís.

En el PLN, acusaron públicamente al PUSC de abandonar la sesión (a la hora de la votación solo había dos legisladores rojiazules) para facilitar la aprobación del presupuesto, mientras que Rosibel Ramos señaló al PLN por la misma razón.

Karla Prendas, jefa liberacionista, adujo que Ramos y la Unidad estaban negociando con el Gobierno para que el plan tuviera los votos necesarios. Temprano, incluso, se habló de una moción socialcristiana para darle varias partidas a varios cantones. Esa negociación no fructificó.

Prendas indicó que, en realidad, no hubo explicaciones claras del Poder Ejecutivo sobre la creación de las plazas en el PANI, ni cómo se garantiza la ejecución de los nuevos recursos asignados, máxime que han tenido una ejecución baja.

"Probablemente el próximo año vamos a ver cómo los nuevos diputados van a recibir reportes sobre la mitad de este dinero sin ejecutar, ahí en la caja única del Estado", comentó la vocera verdiblanca.

La presidenta de la Comisión de Asuntos Hacendarios del Congreso, Paulina Ramírez, también recordó que durante el trámite del expediente, en ese foro, no recibieron todas las explicaciones que esperaban sobre la forma de financiar ese plan de gastos extraordinario ni por qué se tienen que crear nuevas plazas, a menos de un año de que cierre esta administración.

"Esas plazas duplican el presupuesto anual de la institución con endeudamiento público y pasará a 1.860 plazas, casi se duplica las plazas de la institución. El gobierno incurre en una de sus típicas contradicciones, porque a inicios de la administración emitió un decreto para congelar las plazas", dijo Paulina Ramírez, del PLN.

Al contrario que Ramos, el socialcristiano Jorge Rodríguez lanzó dardos contra los congresistas que apuntaban a eliminar las partidas para el PANI y dijo que "con los dineros de los niños de este país no se puede jugar".

También Mario Redondo, de la Alianza Demócrata Cristiana (ADC), sospechó de que la ausencia de liberacionistas y rojiazules fuera más bien una jugarreta para facilitar la votación, pues solamente había ocho de los 18 verdiblancos y dos de los ocho de la Unidad en el momento de aprobar la iniciativa en primer debate.

"El juego de 'chapitas' del PLN y el PUSC: dicen estar en contra del Presupuesto, pero sacan a un buen grupo de sus diputados para que se apruebe", escribió en su cuenta de Twitter el parlamentario.

Aparte de los fondos para el PANI, el plan de gastos trae otros rubros, como ¢5.000 millones para edificios del Poder Judicial en Upala y ¢4.200 millones para las nuevas familias incluidas en el Programa Puente al Desarrollo, del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS).

También, incluye ¢3.000 millones para obras en Río Piedras, Guanacaste; ¢2.807 millones para la Escuela Nacional de Policía, y ¢2.000 millones para proyectos de asociaciones de desarrollo.

Con estos ¢79.000 millones presupuestados de forma extraordinaria, se recupera lo recortado en noviembre del año pasado y se incluyen partidas para tiquetes y viáticos para que delegaciones de varios ministerios asistan a las reuniones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), por el proceso de adhesión a ese órgano que lleva adelante el país.

Este es el detalle exacto de las partidas más importantes que se incluyen en el Primer Presupuesto Extraordinario de este año:

PANI: 47.831

Poder Judicial: 5.242

Ministerio de Agricultura y Ganadería: 4.666

IMAS: 4.200

Seguridad: 2.807,6

Minae: 2.569

Hacienda: 2.517

MOPT: 2.325

Ministerio de Cultura: 2.325

Ministerio de Gobernación: 2.000 (para proyectos de Dinadeco)

MEP: 774

Cancillería: 629

Justicia: 346

Presidencia: 292

Micitt: 230

Trabajo: 64,6

Salud: 50

MEIC: 30,6

Ministerio de la Presidencia: 27,8

Ministerio de Vivienda: 17

Total: poco más de ¢79.000 millones.

Nota: cifras en millones de colones.

Fuente: proyecto de ley 20.341.