30 mayo, 2012
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

Dúblín. AFP. Los irlandeses parecen encaminados a aprobar mañana, a regañadientes, el cada vez más cuestionado pacto fiscal europeo , en un referendo seguido con atención en toda la Unión Europea (UE), donde crece la oposición a las políticas de austeridad.

El nuevo pacto de disciplina fiscal, promovido por Alemania y firmado en marzo por 25 de los 27 miembros del bloque (todos salvo el Reino Unido y República Checa) obligará a los países que lo suscriban a incorporar en sus legislaciones una “regla de oro” sobre el equilibrio de las cuentas públicas, con sanciones financieras automáticas cuando el déficit supere el 3% del producto interno bruto (PIB).

Un “no” en el referendo irlandés (el único organizado en territorio europeo) no impediría la implementación del pacto, pero dado que hasta el momento solo ha sido ratificado por Eslovenia, Grecia, Portugal y Rumanía, podría animar a otros a rechazarlo.

Para que pueda entrar en vigor, al menos 12 países del bloque tienen que haberlo ratificado.

Pese a que los 3,1 millones de electores irlandeses convocados manejan un conocimiento básico del contenido del tratado, los sondeos de opinión arrojan una preferencia por el “sí”.

Cuatro mediciones publicadas el fin de semana muestran que, de quienes han tomado una decisión, del 57% al 60% votarán a favor.

Etiquetado como: