El polaco Josef Wesolowski es el funcionario de más alto rango en el Vaticano en ser investigado por acusaciones de abuso sexual

 11 enero, 2014

Ciudad del Vaticano

Miembros del Vaticano le dijeron a fiscales polacos que su exnuncio en la República Dominicana, el cual es investigado por acusaciones de abuso sexual de menores, goza de inmunidad diplomática y que la Santa Sede no extradita a sus ciudadanos, indicaron funcionarios polacos en el más reciente giro de un caso embarazoso para la Iglesia católica.

El arzobispo polaco, Josef Wesolowski, es el funcionario de más alto rango en el Vaticano en ser investigado por acusaciones de abuso sexual, y su caso ha generado interrogantes sobre si Roma, al sacarle de la jurisdicción dominicana, le estaba protegiendo y dando prioridad a su propia pesquisa por encima de la de las autoridades del país caribeño.

La Santa Sede convocó a Weselowski el 21 de agosto y le relevó de su puesto luego de que el arzobispo de Santo Domingo, el cardenal Nicolás de Jesús López, le informó al papa Francisco en julio sobre rumores de que Weselowski había abusado sexualmente de muchachos adolescentes en la República Dominicana. Subsecuentemente las autoridades dominicanas iniciaron una investigación, pero no le han fincado cargos.

Así luce esta noche la Plaza de San Pedro, en el Vaticano. Miles de fieles oran por la paz en Siria. AFP
Así luce esta noche la Plaza de San Pedro, en el Vaticano. Miles de fieles oran por la paz en Siria. AFP

Por otra parte, el padre Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, ha negado que Roma esté protegiendo a Weselowski y dijo que las autoridades eclesiales allí cooperan con las investigaciones al tiempo que conducen su propia pesquisa.

Przemyslaw Nowak, vocero de la fiscalía provincial de Varsovia, le dijo a The Associated Press (AP) que fiscales polacos le habían pedido recientemente al Vaticano información sobre el estatus legal de Weselowski como parte de su investigación.

Lombardi confirmó este sábado que la embajada del Vaticano en Varsovia había respondido al pedido polaco, aunque declinó confirmar los principios legales que Nowak dijo fueron delineados en la carta. Lobardi y Nowak resaltaron que Polonia no buscaba la extradición de Weselowski, sino meramente información sobre su estatus legal.

El caso es especialmente problemático para la Santa Sede porque Wesolowski era representante del Papa y está acusado de delitos graves de los que el Vaticano ha tratado previamente de distanciarse, atribuyendo los escándalos globales de abusos sexuales a sacerdotes desviados y obispos que no los penalizaron.