La capital de Perú, construida sobre un desierto, se abastece de agua potable gracias a la planta de procesamiento La Atarjea

 13 junio, 2013
 El presidente peruano Ollanta Humala, durante una reunión bilateral en la Oficina Oval, en la Casa Blanca, con su par Barack Obama (fuera de foco), el pasado 11 de junio. | AFP
El presidente peruano Ollanta Humala, durante una reunión bilateral en la Oficina Oval, en la Casa Blanca, con su par Barack Obama (fuera de foco), el pasado 11 de junio. | AFP

Lima (AFP). Lima, segunda capital más poblada del mundo levantada sobre un desierto, detrás de El Cairo, soportará hasta hoy un inédito corte masivo del servicio de agua potable por 24 horas que afectará a 3,8 millones de habitantes, casi la mitad de su población, informó ayer la empresa pública de agua.

El corte se debe a trabajos de mantenimiento, los primeros en más de tres décadas, a una gigantesca tubería matriz de 1,40 metros de diámetro que surte de agua a 20 de los 43 distritos de la capital peruana, de ocho millones.

La suspensión del servicio era inevitable por razones técnicas debido a la gran envergadura de la tubería y durará hasta las 9:00 a. m. locales de hoy (8:00 a. m., hora de Costa Rica), señaló en un comunicado la empresa estatal de Servicio de Agua y Alcantarillado de Lima (Sedapal).

Las televisoras dedicaron gran cobertura a las medidas desesperadas de recolección de agua en los restoranes y viviendas multifamiliares, que esperaron el último momento para acumular el líquido en baldes, ollas, tinas, botellas, entre otros, para poder cocinar o asearse.

Lima, construida sobre un desierto frente al océano Pacífico, se abastece de agua potable gracias a la planta de procesamiento La Atarjea, que almacena el agua que fluye desde el río Rímac que desciende desde los andes centrales de Perú.

Etiquetado como: