27 agosto, 2016
Esta foto fue tomada a cinco kilómetros al oeste de la ciudad de Karkamis, en la frontera turco-siria y muestra tanques del ejército turco en camino al pueblo sirio de Jarabulus.
Esta foto fue tomada a cinco kilómetros al oeste de la ciudad de Karkamis, en la frontera turco-siria y muestra tanques del ejército turco en camino al pueblo sirio de Jarabulus.

Karkamis, Turquía

Turquía envió este sábado seis nuevos tanques a territorio sirio, en el marco de una ofensiva que ha permitido a los rebeldes apoyados por Ankara retomar la localidad de Jarablos de los yihadistas del grupo Estado Islámico.

Este refuerzo se produce un día después del anuncio realizado por Washington y Moscú, en el que destacan progresos para llegar a un alto el fuego, aunque las modalidades para un acuerdo definitivo quedan aún por definir.

Este sábado por la mañana, seis tanques entraron en territorio sirio, constató un fotógrafo de la AFP en la localidad de Karkamis, en la frontera turca.

El fotógrafo afirmó haber escuchado esporádicas explosiones en el momento en que los rebeldes apoyados por Ankara desactivaban los explosivos dejados por los combatientes en Jarablos, cerca de la frontera siro-turca.

La agencia progubernamental Anadolu confirmó que los rebeldes destruían explosivos, y precisó que 20 artefactos habían sido neutralizados solamente en la jornada del viernes.

El ejército turco lanzó el miércoles la operación Escudo del Eufrates en territorio sirio para, a la vez, expulsar al Estado Islámico de la zona y detener el avance de las milicias kurdas, que quieren formar un corredor a lo largo de la frontera.

Todo indica que está por iniciar una nueva etapa en el complejo conflicto en Siria, que ha causado más de 290.000 muertos desde que estallara en marzo de 2011.

"Los tanques turcos avanzaron hasta las afueras de la localidad de Al Amarné en la provincia de Alepo, al sur de la frontera, y entonces estallaron los combates entre ellos y los combatientes apoyados por las fuerzas kurdas" indicó Abdel Rahman, director del Observatorio sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Un responsable de la administración semiautónoma kurda en Siria confirmó que grupos de combatientes locales "están participando en este momento en combates en las inmediaciones de Al Amarné contra tanques turcos".

Al Amarné está situada a 8 kilómetros al sur de Jarablos, localidad fronteriza arrebatada esta semana a los yihadistas por rebeldes apoyados por Ankara, que el sábado continuaban peinando la ciudad en busca de explosivos dejados por el EI.

Después de tres días de operación, según el diario Hurriyet, Turquía mantiene 50 tanques y 380 soldados en Siria.

El gobierno turco, en permanente conflicto con los kurdos en su territorio, ve con preocupación la idea de que los kurdos sirios formen un cinturón de territorios en su frontera, al considerar que esto amenazaría la seguridad del país.

En Turquía, las fuerzas de seguridad turcas sufren ataques de forma casi cotidiana por parte del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), mientras el ejército combate a los rebeldes kurdos con masivas y contundentes operaciones en las zonas de mayoría kurda del país.

El enviado especial de Naciones Unidas para Siria urgió este sábado a las partes del conflicto a posicionarse como tarde el domingo sobre la instauración de una tregua humanitaria de 48 horas en Alepo, un plan ya respaldado por Rusia.

A la espera del alto el fuego, la ciudad viven intensos combates y bombardeos diarios. Este mismo sábado, al menos 15 civiles murieron y varios resultaron heridos por dos barriles de explosivos lanzados por el régimen sirio sobre un barrio rebelde de esta dividida ciudad del norte del país, informó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

Mientras, el régimen sirio retomó el control completo de Daraya, antiguo bastión rebelde cercano a Damasco sitiado por el ejército desde hacía cuatro años, tras la evacuación de los últimos insurgentes y los civiles que quedaban en la ciudad.