6 mayo, 2016

Alepo.

La tregua en la ciudad siria de Alepo se prolongará durante tres días, en un nuevo intento de la comunidad internacional para revitalizar el alto el fuego vigente en el país desde el 27 de febrero, que no ha logrado detener la muerte de civiles.

Al término del cese del fuego inicial en Alepo (noreste), previsto únicamente este jueves y este viernes, Rusia anunció que la tregua se prolongará durante tres días más "para evitar que la situación empeore".

Washington, que junto a Moscú presionaron a las fuerzas gubernamentales y a los rebeldes para que aceptaran la tregua inicial, celebró la prolongación y se comprometió "a mantener esta tregua todo el tiempo posible", declaró el portavoz del departamento de Estado, John Kirby.

El cese del fuego en Alepo, que sirvió para dar un respiro a sus habitantes tras dos semanas de combates que mataron a más de 280 civiles, forma parte de los esfuerzos internacionales para reavivar la tregua del 27 de febrero vigente en todo el país, excepto en los sectores controlados por los yihadistas.

Al menos 73 personas murieron así en las últimas 24 horas en una batalla entre fuerzas del régimen de Bashar al Asad y los yihadistas del Frente Al Nosra, rama siria de Al Qaida, en una zona situada al sur de Alepo, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Y, este jueves por la noche, al menos 28 civiles, entre ellos varios niños, murieron en ataques probablemente aéreos contra un campo de desplazados que huían de los combates en la provincia de Idleb (noroeste).

Fotografía facilitada por la agencia de noticias oficial SANA que muestra a varios miembros del cuerpo de bomberos mientras trabajan tras los ataques con cohetes en un distrito residencial de Alepo, Siria.
Fotografía facilitada por la agencia de noticias oficial SANA que muestra a varios miembros del cuerpo de bomberos mientras trabajan tras los ataques con cohetes en un distrito residencial de Alepo, Siria.

La comunidad internacional acusó al régimen sirio de este último ataque, que Naciones Unidas calificó de "crimen de guerra". El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, instó al Consejo de Seguridad a remitir el caso a la Corte Penal Internacional.

No se sabe aún quién está detrás de estos bombardeos, cerca de la ciudad de Sarmada, fronteriza con Turquía. Aviones del régimen, de Rusia y de la coalición internacional liderada por Estados Unidos surcan el cielo sirio.

El régimen negó cualquier implicación, acusando a los rebeldes de proceder recientemente a "ataques contra objetivos civiles" para luego poder acusar al gobierno de Damasco. Sin embargo, los rebeldes, que ven a las fuerzas de Asad detrás del ataque, carecen de aviones.

Rusia, aliada de Damasco, aseguró también que ningún avión ruso o sirio sobrevoló el jueves la zona donde está el campo de desplazados. El campo pudo ser víctima de un ataque "premeditado o accidental de artillería" de los yihadistas del Frente Al Nosra, aseguró el portavoz del ministerio ruso de Defensa, Igor Konashenkov.

La Unión Europea calificó el ataque de "inaceptable" y Estados Unidos indicó que, aunque no está confirmada la autoría del régimen sirio en el bombardeo, este corresponde "totalmente" con sus operaciones anteriores.

La guerra en Siria, que desde 2011 ha causado más de 270.000 muertos, ha obligado a huir a millones de personas, provocando un desastre humanitario que se ha extendido hasta la misma Europa.

Etiquetado como: