20 julio, 2010

Montevideo. DPA El tránsito por el puente internacional San Martín, que une a Uruguay y Argentina, se ha ido regularizando tras la suspensión del bloqueo realizado por ambientalistas argentinos.

Autoridades de la Dirección de Migraciones de Uruguay informaron ayer de que el movimiento se va incrementando, mientras los dos países negocian la implementación de las medidas para controlar el impacto ambiental de la planta de celulosa UPM (ex Botnia), ubicada en la margen del río Uruguay.

El monitoreo conjunto de esa industria fue una de las condiciones de los ambientalistas argentinos .

El 16 de junio la llamada Asamblea Ciudadana de Gualeguaychú decidió levantar por 60 días el corte del puente que estuvo bloqueado desde noviembre del 2006 en rechazo a la papelera UPM, por considerar que tiene un impacto medioambiental negativo en la zona.

Los asambleístas más dispuestos a negociar creen que el hecho de levantar “temporalmente” el corte es un gesto de buena voluntad hacia el Gobierno argentino, en el marco de la tensión que generó la orden judicial para desalojar el puente tras la denuncia penal y civil del Ejecutivo argentino contra un grupo de manifestantes.

La Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, dictaminó en abril que el Gobierno de Montevideo violó el Estatuto binacional del río Uruguay al autorizar la instalación de la fábrica sin informar antes a Argentina, pero consideró que no hay pruebas de contaminación, por lo que no ordenó desmantelar la planta, tal como exigían los manifestantes.