Credor de un mundo fantástico

 16 marzo, 2015

Londres. EFE El escritor británico Terry Pratchett, fallecido el jueves a los 66 años, es uno de los autores de fantasía más importantes de la literatura moderna y deja un legado de más de 70 obras de ficción, entre las que se encuentra la célebre saga del Discworld (Mundodisco) .

Estas obras, traducidas a 37 idiomas y cuyas ventas superan los 85 millones de copias en el mundo, lo situaron al nivel de reconocidos autores del género como J.R.R. Tolkien, Robert E. Howard o H.P. Lovecraft.

El novelista, que murió en su casa “con su gato durmiendo en su cama y rodeado de su familia”, después de una larga batalla con la enfermedad de Alzhéimer, también escribió relatos cortos, novelas juveniles y adaptaciones televisivas.

Desde muy joven empezó a interesarse por la literatura, tomando como modelo a autores como Arthur Conan Doyle y a H.G. Wells.

A los 13 años, la revista de la escuela técnica de High Wycombe publicó su primer relato, titulado The Hades Business , que salió a la venta dos años después y recibió críticas positivas.

The Colour of Magic ( El color de la magia ), de 1983, fue la primera de las novelas del llamado Discworld, un escenario medieval fantástico en el cual un mundo plano es sostenido por cuatro elefantes que se apoyan en el caparazón de una tortuga estelar, Gran A’Tuin.

Desde su publicación hace más de tres décadas, esta conocida serie, con la misma popularidad de novelas como Juego de tronos o El señor de los anillos , generó innumerables adaptaciones teatrales, televisivas y radiofónicas, canciones, mapas, dibujos animados o relatos cortos.

Tras reconocer su enfermedad en 2007, el autor, reconocible por su barba blanca y característico sombrero, participó en un documental de la BBC e hizo donativos a la Fundación británica de investigación del alzhéimer.