Partido aliado de derecha obtiene la conducción de la política exterior

 28 enero, 2015

Atenas. AFP. El nuevo primer ministro griego, Alexis Tsipras , presentó ayer la composición del Gobierno, en el que el economista Yannis Varoufakis, acérrimo crítico de la “deuda odiosa” y favorable al “fin de las medidas de austeridad”, será el encargado de las Finanzas.

Este corpulento profesor de Economía, de 53 años, es considerado como uno de los “radicales” del partido antiliberal Syriza, al que pertenece desde hace poco tiempo, y llamó la atención por sus ataques contra las políticas de rigor impuestas por Bruselas, a las cuales considera responsables de “una crisis humana” en su país.

Tsipras nombró como vice primer ministro a un economista más moderado, Giannis Dragasakis, de 68 años, defensor de la reestructuración de la deuda y de una reforma del Estado.

Dragasakis, un veterano del partido, coordinará las carteras de Finanzas, Turismo, Marina Mercantil e Infraestructuras.

El nuevo gobierno solo cuenta con una decena de ministerios, incluidos cuatro superministerios (Economía, Interior, Cultura y Salud).

El partido nacionalista de derecha Griegos Independientes (ANEL), que cerró un acuerdo de gobierno con Syriza, obtuvo el Ministerio de Defensa para su presidente, Panos Kammenos.

Los miembros del nuevo gabinete griego prestaron juramento ayer en una ceremonia en el palacio presidencial, en Atenas. | AP
Los miembros del nuevo gabinete griego prestaron juramento ayer en una ceremonia en el palacio presidencial, en Atenas. | AP

Nikos Kotzias, universitario y antiguo consejero del ex primer ministro socialista Yorgos Papandréu, es el nuevo ministro de Relaciones Exteriores.

La bolsa de Atenas cayó un 6,4% tras el anuncio del nuevo gobierno, y el bono griego a 10 años subió hasta niveles cercanos al 10%, lejos del 8,7% con el que cerró la semana pasada.

En los próximos días empezará el desfile de personalidades europeas a Atenas. El jueves lo abre el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, para hablar con Tsipras.

El presidente del Eurogrupo, el ministro holandés de Finanzas Jeroen Dijsselbloem, quien el lunes habló por teléfono con Yannis Varoufakis, se reunirá el viernes en Atenas con Tsipras y el nuevo ministro griego del ramo para “conocerse”, dijo un portavoz del Eurogrupo.

Dijsselbloem recordó que los “problemas de Grecia siguen ahí” y que “esperaba conocer la posición del nuevo gobierno”.

La Unión Europea exigió a Grecia que en febrero lleve a cabo nuevas medidas de ajuste para obtener la entrega de 7.000 millones de euros de ayuda.

Tsipras dijo, tras su histórica victoria en las elecciones del domingo, que la austeridad es cosa del pasado , pero que estaba dispuesto a negociar .

“Si hay buena voluntad de ambos lados, se llegará a una solución”, había dicho Yannis Dragassakis, en una conversación previa a las elecciones.

“La reestructuración de la deuda es uno de los factores que podrían contribuir a la reactivación, el otro es la necesidad de hacer reformas”, recordó.

Syriza desea organizar una conferencia europea que aborde las deudas de los países, como la que se celebró en Londres en 1953, que llevó a una reducción sustancial de la deuda de una Alemania arruinada en la Segunda Guerra Mundial.

La cuestión de la reestructuración de la deuda divide a los europeos, aunque la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), la francesa Christine Lagarde, indicó que no rechaza de plano la idea de una conferencia de ese tipo.

En el frente interno, el gobierno griego destinará 1.200 millones de euros a la lucha contra la "exclusión social" que sufren centenas de miles de griegos tras seis años de crisis económica y política de austeridad.

El nuevo gobierno ha prometido, asimismo, aumentar el salario mínimo de 580 a 751 euros, suprimir algunos impuestos y poner en marcha un plan de lucha "contra el clientelismo" y la "corrupción".