Martin Winterkorn, el alto mando desde 2007, asumió la responsabilidad por las irregularidades en los motores diésel de la marca

 25 septiembre, 2015
Martin Winterkorn, que era director ejecutivo de Volskwagen desde 2007, dijo asumir la responsabilidad por las irregularidades halladas por los inspectores estadounidenses en los motores diésel de los automóviles de la marca alemana.
Martin Winterkorn, que era director ejecutivo de Volskwagen desde 2007, dijo asumir la responsabilidad por las irregularidades halladas por los inspectores estadounidenses en los motores diésel de los automóviles de la marca alemana.

Berlín

El consejo supervisor de Volkswagen se reúne este viernes para abordar a quién nombrar como nuevo director ejecutivo, después de que Martin Winterkorn renunciara al puesto esta semana en medio de un escándalo sobre pruebas de emisiones falseadas que ha sacudido a la mayor automotriz del mundo por ventas.

La tarea de los 20 miembros del comité, que tiene la autoridad de contratar y despedir a altos directivos, es urgente.

VW está en medio de la que probablemente será su mayor crisis, con su reputación de fiabilidad hecha trizas tras la revelación la semana pasada de que utilizó un software secreto para que sus autos diésel hicieran trampas en pruebas estadounidenses sobre emisiones contaminantes.

Mathias Mueller, de 62 años y responsable de la división Porsche de VW, parecía uno de los favoritos para el puesto.

Winterkorn, que era director ejecutivo desde 2007, dijo asumir la responsabilidad por las irregularidades halladas por los inspectores estadounidenses en los motores diésel de VW, aunque insistió en que él a nivel personal no había hecho nada incorrecto.

La presión sobre las acciones de la empresa se suavizó el viernes, cuando subieron un 0,2% a 119,10 euros. Pero VW afronta muchas dificultades, empezando por demandas colectivas para que arregle el software que ha admitido existe en unos 11 millones de autos en todo el mundo, muy por encima de los 482.000 identificados la semana pasada por la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés).

La junta supervisora de VW confía en que su decisión sobre el nuevo director ejecutivo ayude a la automotriz a contener el escándalo y restaurar su negocio y su marca.

En Alemania, la especulación se ha centrado en los posibles candidatos de dentro del grupo Volkswagen, que tiene 12 marcas. Además de Mueller, se baraja al jefe de Audi, Rupert Stadler, de 52 años; Herbert Diess, de 56, relativamente recién llegado a la empresa y que trabajó en BMW antes de encargarse de la marca VW en julio; y Andreas Renschler, de 57 años, llegado hace poco desde Daimler y director de la división de vehículos comerciales.

Otros creen que sería mejor para la firma si busca talento fuera, debido en parte a que los candidatos internos podrían parecer comprometidos porque ya estaban en la compañía en el momento del escándalo.

Etiquetado como: