21 julio
Estudiantes de un colegio de la ciudad rusa de Sochi conversaron el viernes 21 de julio del 2017 con el presidente Vladimir Putin en un progrma de televisión.
Estudiantes de un colegio de la ciudad rusa de Sochi conversaron el viernes 21 de julio del 2017 con el presidente Vladimir Putin en un progrma de televisión.

Moscú

El presidente ruso, Vladimir Putin, se definió este viernes en un programa de televisión en el que conversaba con niños y adolescentes de entre 10 y 15 años como una "persona corriente", a quien le gusta leer novelas históricas y escuchar música de Mozart.

"Me considero una persona corriente", dijo Putin durante el programa, emitido en directo por la cadena de televisión NTV.

"Naturalmente, no hago un trabajo como el resto, pero vivo una vida normal, ordinaria", aseguró durante este programa de casi tres horas, grabado en un centro para niños superdotados de la ciudad de Sochi, a orillas del mar Negro.

Putin también dijo estar muy atento a tener una agenda que le permita "escuchar música, hacer deporte y guardar el contacto con sus amigos".

"Vivía así mucho antes de ser presidente. Y ahora han cambiado pocas cosas, excepto algunas especificidades relacionadas con las funciones presidenciales", agregó.

"Me gusta leer, sobre todo novelas históricas (...) siempre escucho con placer música clásica: Bach, Beethoven, Mozart. Pero quizás sobre todo de Mozart", manifestó Putin, y aseguró que sus tres valores principales son "la vida, el amor y la libertad".

Con aire relajado y sin corbata, el presidente ruso explicó a los jóvenes que sus jornadas de trabajo terminan tarde y solo piensa en irse a la cama, "y no en mirar Instagram".

"Los empleados de mi administración utilizan internet de manera muy activa (...) pero yo casi no lo utilizo" reconoció.

Vladimir Putin, en el poder desde hace 17 años, tampoco quiso decir si se presentará a las elecciones presidenciales de marzo del 2018.

"Todavía hay tiempo antes de que empiece la campaña electoral, ya veremos", aseguró, aunque los observadores de la política rusa no dudan en que sí se presentará.