Ambos países se contradicen sobre términos de lo que se estaría negociando

 4 septiembre, 2014

Kiev y otras procedencias. AP, AFP y EFE. Rusia y Ucrania dijeron ayer estar trabajando en forjar un acuerdo para poner fin a meses de combates en el este ucraniano , pero cada parte hizo anuncios que no fueron acuerpados por la otra, lo que siembra dudas sobre la fiabilidad del plan.

Después de una conversación telefónica con el presidente ruso, Vladimir Putin, la oficina del mandatario ucraniano, Petro Poroshenko, afirmó que ambos dirigentes habían acordado tomar medidas para un alto el fuego.

Pero, poco después, el Kremlin se desmarcó de esta versión y dijo que Rusia no ha negociado ningún acuerdo porque no es parte del conflicto armado que desde abril opone al Ejército de Ucrania con separatistas prorrusos que rechazan la Administración de Kiev.

Tras esto, la Presidencia ucraniana matizó sus afirmaciones en un nuevo comunicado, indicando que en la conversación telefónica, Poroshenko y Putin alcanzaron “un acuerdo sobre el régimen de alto el fuego en el Donbass (región del este ucraniano donde se dirime el conflicto).

”Las partes alcanzaron un entendimiento sobre los pasos que facilitarán la paz”, añadió ese segundo comunicado.

Rusia no ha dejado de desmentir su implicación en la crisis ucraniana, pese a las acusaciones de los países occidentales y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) , según la cual Moscú desplegó armamento y más de 1.000 soldados en el país vecino.

El conflicto, que ha elevado las tensiones entre Rusia y Occidente, dio pie ayer a otros anuncios:

El Pentágono informó de que prevé enviar a 200 soldados a Ucrania para llevar a cabo durante casi dos semanas maniobras militares en el noroeste del país.

Rumanía dijo el miércoles que permitirá que cazas de la OTAN usen sus aeropuertos de manera rotativa como respuesta a la escalada de tensión que se está viviendo en la vecina Ucrania.

Una columna de tanques del Ejército de Ucrania se desplaza a través de la región de Donetsk, en el este del país, escenario de la lucha contra los separatistas prorrusos. | AFP.
Una columna de tanques del Ejército de Ucrania se desplaza a través de la región de Donetsk, en el este del país, escenario de la lucha contra los separatistas prorrusos. | AFP.

Siete puntos para la paz. En relación con la expectativa de un arreglo a la crisis en Ucrania, Vladimir Putin expuso un plan de siete puntos para detener la hostilidades .

En declaraciones durante una visita a Mongolia, agregó que los rebeldes deberían detener su ofensiva, al tiempo que las fuerzas del Gobierno ucraniano deberían retirarse a una distancia que les imposibilitara usar artillería y cohetes contra áreas residenciales.

Exhortó también a un monitoreo internacional de la tregua, un intercambio de prisioneros y la entrega de ayuda humanitaria a regiones devastadas por la guerra.

Representantes de Rusia, Ucrania, los rebeldes y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) podrían concluir el acuerdo de paz incluso el viernes, según el mandatario ruso.

Empero, primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, rechazó la iniciativa de Rusia al considerar que se trata solamente de una “cortina de humo” para evitar las sanciones occidentales.

“Este nuevo plan es una cortina de humo destinada a la comunidad internacional antes de la cumbre de la OTAN y una tentativa para escapar a inevitables decisiones de la Unión Europea para nuevas sanciones contra Rusia”, declaró Yatseniuk en un comunicado.

El mandatario estadounidense, Barack Obama, dijo que aplaudirá “si Rusia está efectivamente dispuesta a encontrar un acuerdo político”.