10 junio, 2014
Una familia ucraniana abandonaba ayer la ciudad de Slaviansk. | AP
Una familia ucraniana abandonaba ayer la ciudad de Slaviansk. | AP

Kiev. AFP. Ucrania estaba inmersa ayer en negociaciones a todos los niveles con Rusia para intentar poner fin a la rebelión prorrusa en el este del país y evitar un corte del suministro de gas ruso que podría afectar a los países europeos.

Las conversaciones sobre la espinosa cuestión del gas comenzaron a lasen la tarde en Bruselas. Las partes se separaron sin ponerse de acuerdo al cabo de siete horas de difíciles negociaciones y decidieron volver a verse hoy por la noche o mañana por la mañana, anunció el comisario europeo para Energía, Gunther Oettinger.

Moscú advirtió que la empresa semiestatal rusa Gazprom suspenderá los suministros de gas si Ucrania no abona antes del martes por la noche su deuda de miles de millones de dólares, medida que perturbaría la provisión de Europa.

Las autoridades ucranianas rechazan el precio estipulado por Rusia , el más alto aplicado a un país europeo, tras la llegada al poder de un gobierno prooccidental.

Tres días después de su breve conversación con el presidente Vladimir Putin en Francia y dos días después de su investidura, el flamante presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, parece predispuesto a rebajar la tensión con Moscú cuanto antes y se dio una semana de plazo para restablecer la calma en el este del país.

Poroshenko abrió negociaciones el domingo en Kiev por primera vez desde la caída de su predecesor y la incorporación de Crimea en marzo a Rusia, tras un referéndum rechazado por Occidente.

Estas discusiones a puerta cerrada entre el embajador ruso en Kiev, Mijaíl Zurabov, y el representante diplomático de Ucrania en Alemania, Pavlo Klimkine, deben continuar todos los días hasta dar con una solución.