19 marzo, 2015

Bruselas

Los residentes empujan sus bicicletas a través de una carretera en el pueblo de Lugansk, a unos 20 kilómetros al norte de Debáltsevo, Ucrania.
Los residentes empujan sus bicicletas a través de una carretera en el pueblo de Lugansk, a unos 20 kilómetros al norte de Debáltsevo, Ucrania.

El primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, pidió este jueves a la Unión Europea (UE) que mantenga la presión contra Rusia y no permita que su presidente, Vladimir Putin, utilice las diferencias entre los Estados miembros de la UE sobre las sanciones.

"Si Putin divide la unidad de los miembros de la UE sería su mayor victoria y un desastre para el mundo libre", dijo Yatseniuk en Bruselas luego de una reunión con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

El objetivo de Putin es la inestabilidad de la UE, agregó.

Los jefes de Estado y de gobierno de la UE se reúnen este jueves y viernes en cumbre en Bruselas. Discutirán, entre otros temas, la estrategia que deben adoptar frente a Rusia, acusada de apoyar con armas y tropas a los separatistas prorrusos del este de Ucrania, lo que Moscú desmiente.

Los 28 debatirán sobre si deben prorrogar las sanciones económicas contra Moscú adoptadas en julio de 2014.

Según fuentes diplomáticas se habrían puesto de acuerdo para prorrogar la validez de las sanciones hasta fines de 2015, dado que algunos puntos del acuerdo de paz de Minsk deben implementarse de manera progresiva hasta fin de año.

Así, mientras este acuerdo de paz no se aplique en su totalidad, la UE mantendrá las medidas contra Rusia.

Sin embargo, la UE se interroga sobre cuándo tomar la decisión de prorrogar las sanciones, una cuestión que genera división.

Algunos países sostienen que se debe decidir en esta cumbre. Los otros prefieren aplazarlo hasta último momento. Deberán tomar una decisión antes de que la vigencia legal de las sanciones expire, esto es a fin de julio.

"Podemos hablar de prorrogar las sanciones o de la manera de aumentarlas si Rusia no está dispuesta a implementar el acuerdo de Minsk", dijo Yatseniuk, que rechazó todo debate sobre una disminución de las sanciones.