Moscú ve como amenaza la creación de fuerza de reacción para este de Europa

 3 septiembre, 2014

Moscú. AFP, AP Rusia advirtió el martes de que hará frente a la “amenaza” que supondrá el incremento de presencia militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) cerca de sus fronteras, y acusó a Occidente de alimentar una escalada en el conflicto de Ucrania.

El plan que la Alianza adoptará el jueves y viernes “demuestra que los líderes de EE. UU. y la OTAN quieren seguir con su política de exacerbar las tensiones con Rusia”, dijo Mijaíl Popov, secretario adjunto del Consejo de Seguridad Nacional de Rusia.

En la cumbre de la Organización, en Gales, sus líderes prevén adoptar un plan de acción para el envío de “fuerzas de reacción extremadamente rápida”, indicó el lunes el secretario general de la organización, Anders Fogh Rasmussen.

Un rebelde prorruso se prepara para el asalto a posiciones del Ejército ucraniano en el aeropuerto de Donetsk. El lunes tomaron el de Lugansk. | AP
Un rebelde prorruso se prepara para el asalto a posiciones del Ejército ucraniano en el aeropuerto de Donetsk. El lunes tomaron el de Lugansk. | AP

Según el diario The New York Times , los 28 países de la OTAN crearán una fuerza de 4.000 hombres capaz de replicar en 48 horas a cualquier movimiento de tropas rusas en el este de Europa.

Popov reaccionó a las intenciones de la Alianza al afirmar que cuando se actualice este año la doctrina de defensa de Rusia “entre las amenazas militares extranjeras” se incluirá el plan de la OTAN de ampliar su presencia “en nuestra frontera”.

Amenaza improbable. Sin embargo, para el analista Robin Niblett, del Instituto de Asuntos Internacionales de Londres, “cualquier intervención militar (de la OTAN) es altamente improbable”, ya que miembros como Italia o Austria, socios comerciales de Moscú, no consideran a Rusia una amenaza vital.

En el campo de batalla, las fuerzas separatistas prorrusas parecen ganar terreno de forma clara al Ejército regular ucraniano en el este de Ucrania, donde, según acusa Occidente, Rusia les ha enviado tropas de apoyo.

La Alianza calcula que hay un millar de soldados rusos en Ucrania, los que han ayudado a volver la marea a favor de los insurgentes.

Efectivos rusos han sido avistados en las dos grandes ciudades del este en poder de los rebeldes, informó un funcionario, a raíz de lo cual el coronel Andréi Lysenko, vocero del Consejo de Seguridad ucraniano, declaró que ahora combaten a los separatistas y al Ejército ruso.

Un soldado ucraniano monta guardia en la región de Donetsk (Ucrania), este martes 2 de setiembre del 2014.
Un soldado ucraniano monta guardia en la región de Donetsk (Ucrania), este martes 2 de setiembre del 2014.

El ministro de Defensa había dicho que las Fuerzas Armadas ucranianas están diversificando su estrategia para enfrentar no solo a los separatistas, sino también al Ejército ruso en una guerra que podría cobrar “decenas de miles” de vidas. Los separatistas aumentaban ayer su presión en el aeropuerto de Donetsk, controlado por el Ejército ucraniano, que se retiró un día antes del de Lugansk.

Kiev pidió explícitamente ayuda a los países occidentales y “decisiones cruciales” de la OTAN, al tiempo que anunció la intención de reanudar su proceso de adhesión a la Alianza Atlántica.

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió que el agravamiento del conflicto podría obligar a aumentar en hasta $19.000 millones el plan de rescate existente de $27.000 millones.

En este clima de gran tensión, el Kremlin denunció la publicación en la prensa italiana de declaraciones de Putin, citadas por José Manuel Barroso, presidente de la Comisión Europea, afirmando que Rusia podría tomar Kiev “en dos semanas”.

En un artículo en La Repubblica , Barroso indicó que Putin no quiso responder sus preguntas sobre la presencia de soldados rusos en Ucrania y se mostró amenazante: “Si quiero, en dos semanas tomo Kiev”. Yuri Ushakov, consejero del Kremlin, dijo que las palabras de Putin fueron “sacadas de contexto”.

Etiquetado como: