Kiev impuso control sobre pasaportes, al tiempo que siguen los enfrentamientos

 7 noviembre, 2014

Kiev. AFP Ucrania impuso ayer un control de pasaportes en torno al este rebelde prorruso, una nueva medida para aislar, física y económicamente, este territorio , donde siguen los combates pese a un alto el fuego cada vez más virtual.

Cualquier ucraniano o extranjero deberá, a partir de ahora, mostrar su pasaporte para entrar o salir de la zona bajo control rebelde, dijeron los guardas fronterizos.

Además, los extranjeros que entren en el este por la frontera ruso-ucraniana, controlada por los separatistas, no podrán luego ingresar en el resto del país.

“Es territorio ucraniano, pero como es administrado temporalmente por los rebeldes, debemos introducir controles”, comentó a la AFP un responsable de los guardas fronterizos, Serguéi Astajov.

“Rusos armados penetran sin ningún obstáculo en esta zona desde el lado ruso. Debemos evitar que puedan ir más allá”, añadió.

El Gobierno de Kiev ha endurecido el tono después de las elecciones del domingo en los territorios separatistas, solo reconocidas por Rusia . Según Ucrania y los occidentales, estas elecciones constituyen un revés para el proceso de paz.

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, declaró el martes que su gobierno sigue comprometido con el plan de paz acordado el 5 de setiembre en Minsk. Al mismo tiempo, anunció que aplicaría una serie de medidas para defenderse y aislar los territorios separatistas.

La Administración ucraniana afronta, por otra parte, a una grave crisis económica y carece de fondos. En este sentido, anunció que dejaría de pagar los subsidios sociales para la región del este.

Miembros del Ejército ucraniano patrullaron ayer las calles de Debaltseve, región de Donestk, en Ucrania. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, denunció que, pese a los acuerdos de alto el fuego, Ucrania sigue los combates. | EFE
Miembros del Ejército ucraniano patrullaron ayer las calles de Debaltseve, región de Donestk, en Ucrania. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, denunció que, pese a los acuerdos de alto el fuego, Ucrania sigue los combates. | EFE

En la práctica, esta decisión (que entra en vigor en los próximos meses) significa que los habitantes de estas regiones no recibirán sus subsidios salvo si se mudan a las regiones controladas por Kiev.

Hasta ahora, los jubilados que vivían en regiones bajo control rebelde, salían brevemente de ellas para cobrar sus pensiones, y luego retornaban a sus casas.

“Ahora se acabó el ‘turismo de pensiones’. Los que apoyan a los separatistas pueden quedarse con ellos, pero no se les va a pagar nada”, dijo una fuente del Gobierno.

Ucrania prevé cortar cualquier financiación presupuestaria a estos territorios separatistas.

En criterio del primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, esta zona recibía, hasta ahora, 34.000 millones de grivnias (1.800 millones de euros) en subvenciones anuales.

“Es el primer paso de una guerra económica” lanzada por Kiev contra los separatistas, tras haber fracasado en la guerra militar, dijo el politólogo Taras Berezovets.

Ataques. Entre tanto, en el terreno militar la situación seguía siendo tensa, en particular en el feudo separatista de Donetsk, donde proseguían los disparos en torno al aeropuerto, epicentro de los combates desde hace varios meses.

Esta gran ciudad sigue impactada por la muerte el miércoles de dos adolescentes en el bombardeo de un campo de fútbol, mientras practicaban este deporte.

La tragedia generó un nuevo intercambio de acusaciones entre Ucrania , que acusó a Rusia, y Moscú, que abrió una investigación por crímenes de guerra contra las fuerzas ucranianas, a las que acusa de haber atacado deliberadamente una escuela.

Etiquetado como: