Fiscalía considera que plataformas en Internet incitan a una publicidad ‘terrorista’

 7 abril, 2015
En 2015, las redes sociales sufrieran un bloqueo parcial en Turquía tras una orden judicial.
En 2015, las redes sociales sufrieran un bloqueo parcial en Turquía tras una orden judicial.

Estambul. AFP. Turquía bloqueó ayer el acceso a redes sociales para impedir la difusión de fotos de un fiscal secuestrado la semana pasada por militantes de extrema izquierda y muerto durante el rescate, y suscitó así una nueva ola de críticas por la deriva autoritaria del gobierno.

Dos meses antes de las elecciones legislativas, el acceso a Twitter y YouTube quedó bloqueado ayer por la tarde en todo el país por una “medida administrativa”, según un mensaje de la Autoridad Administrativa de Telecomunicaciones (TIB) publicado en varias páginas consultadas por la AFP.

La decisión llegó después que el fiscal de Estambul solicitó impedir el acceso a 166 páginas web que habían difundido la foto del magistrado, al estimar que esta imagen y otras suponían “propaganda terrorista” e “incitación al odio”, y que constituían una “alteración del orden público”.

Mientras que Facebook se plegó rápidamente a las exigencias del gobierno, el sitio de microblogging y la plataforma de video se negaron en un primer momento a retirarlas, por lo que la TIB bloqueó el acceso.

Por la tarde, Twitter volvió a ser accesible al aceptar, según el secretario general del sindicato de suministradores de acceso a Internet (ESB), Bülent Kentles, la petición de Ankara de retirar las imágenes prohibidas.

En cuanto a YouTube, ayer seguía negociando las condiciones para restablecer el acceso, dijo Kentles al diario Hürriyet .

Desde la captura. El pasado 31 de marzo, el fiscal Mehmet Selim Kiraz fue retenido durante más de seis horas por dos militantes armados de un grupo de extrema izquierda turco, que publicó su foto en las redes sociales con una pistola en la sien.

El magistrado y sus dos captores fueron ultimados durante una intervención de la Policía.

Según los resultados de la autopsia publicados por el despacho del fiscal de Estambul, Kiraz fue víctima de balas disparadas por los militantes del Partido Frente Revolucionario de Liberación del Pueblo (DHKP-C) , un grupo que ha reivindicado desde los años 80 numerosos atentados en Turquía.

Al día siguiente, la Justicia turca abrió una indagación contra cuatro periódicos turcos acusados de haber difundido la fotografía del magistrado.

Este nuevo bloqueo provocó otra vez críticas contra la deriva autoritaria del gobierno turco.

“Una respuesta desproporcionada más que restringe la libertad de prensa y la libertad de expresión”, dijo la diputada europea holandesa Marietje Shaake.

En marzo del 2014, en la víspera de las elecciones municipales, Erdogan ordenó el bloqueo temporal de Twitter y Facebook , a quienes culpó de difundir acusaciones de corrupción contra él, contra miembros de su familia y contra algunos ministros, e hizo votar una ley para reforzar el control administrativo de Internet.