2 agosto
El primer ministro de Turquía, Binali Yildirim (al frente con corbata roja), y los comandantes de las Fuerzas Armadas visitaron el miércoles 2 de agosto del 2017 el mausoleo de Mustafa Kemal Atatürk, en Ankara.
El primer ministro de Turquía, Binali Yildirim (al frente con corbata roja), y los comandantes de las Fuerzas Armadas visitaron el miércoles 2 de agosto del 2017 el mausoleo de Mustafa Kemal Atatürk, en Ankara.

Ankara

Las autoridades militares y gubernamentales turcas decidieron el miércoles reemplazar a los jefes de las fuerzas armadas, un año después del intento de golpe de Estado, informaron las cadenas de información NTV y CNN-Türk.

Esta decisión, efectiva a partir del 30 de agosto, se tomó durante una reunión del Consejo Militar Supremo (YAS), presidida por el primer ministro, Binali Yildirim, y en presencia de los dirigentes de las fuerzas armadas, entre ellos el jefe del Estado mayor, Hulusi Akar, y de varios ministros.

El presidente Recep Tayyip Erdogan, quien cenaría el miércoles por la noche con los miembros del YAS, debe aprobar formalmente las decisiones adoptadas en la reunión de cuatro horas mantenida en Ankara, indicó su portavoz Ibrahim Kalin.

Los jefes de los ejércitos de tierra, aire y mar "terminaron su misión. Le deseo éxito en el nuevo periodo de su vida que comienza ahora", declaró Kalin durante una conferencia de prensa retransmitida por televisión.

El comandante en jefe del Ejército de Tierra, general Salih Zeki Colak; su homónimo del Ejército del Aire, general Abidin Unal, y el almirante Bulent Bostanoglu, serán sustituidos respectivamente por Yasar Güler, Hasan Küçükakyüzy Adnan Ozbal, según la agencia de prensa progubernamental Anadolu.

Los más altos responsables de las Fuerzas Armadas y varios ministros participaron en la reunión anual del YAS en la que se decidió el futuro de los oficiales de grado superior o igual al de coronel.

Se trata de la tercera reunión del YAS desde el fallido golpe de Estado del 15 de julio del 2016, atribuido por Ankara al predicador Fethullah Gülen, quien lo desmiente.

Limpieza en las filas. Tras el intento de golpe se llevaron a cabo grandes purgas, especialmente en el Ejército: 149 generales y almirantes; es decir, cerca de la mitad de los efectivos de los oficiales de ese rango, fueron apartados.

Para satisfacer las necesidades en lo alto de la cadena jerárquica, 61 coroneles fueron promovidos al rango de general o almirante durante la reunión el miércoles, indicó Kalin.

Los altercados que siguieron al golpe de Estado fallido aceleraron el control de las autoridades civiles sobre las antes todopoderosas Fuerzas Armadas.

Una reforma instaurada después aumentó además el número de responsables civiles dentro del YAS, donde además del primer ministro, ocupan un puesto los cinco viceprimer ministros y los ministros de Defensa, de Relaciones Exteriores, del Interior y de la Justicia.

La reunión del YAS se produce en un momento en el que el Ejército lleva a cabo combates contra los separatistas kurdos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el sureste de Turquía , y una operación militar en el norte de Siria.