8 abril, 2015

Londres. EFE. El ex primer ministro británico Tony Blair advirtió ayer de que una eventual salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) cubrirá la economía nacional con “un manto de incertidumbre” que podría incluso desembocar en “caos”.

El exdirigente laborista hizo tales declaraciones en el norte de Inglaterra tras unirse a la campaña de las elecciones generales del 7 de mayo , en las que los conservadores del primer ministro, David Cameron, aspiran a lograr un segundo mandato.

Para ello, aseguró Blair, los tories han radicalizado su discurso para contrarrestar la pujanza del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP, eurófobo), aunque alertó de que esa estrategia acerca al país a la puerta de salida de la UE.

Entre los contenidos del programa electoral de los conservadores, destaca la promesa de Cameron de celebrar, si gana los comicios, un referendo sobre la permanencia o salida del Reino Unido del bloque comunitario antes de que termine el 2017.

Blair, quien participará en varios actos de campaña del Partido Laborista, reiteró que, sin el apoyo de la UE, la creación de empleo correría peligro y un “manto de incertidumbre” caería sobre la economía nacional.

Quien fue jefe del Gobierno entre 1997 y 2007, también alabó el traba jo del actual líder laborista, Ed Miliband, por el “auténtico liderazgo” mostrado a la hora de oponerse a la consulta popular planteada por los conservadores.

El ex primer ministro Tony Blair habla durante una visita ayer a la fábrica de Hitachi, en Newton Aycliffe, Inglaterra. | AP
El ex primer ministro Tony Blair habla durante una visita ayer a la fábrica de Hitachi, en Newton Aycliffe, Inglaterra. | AP

“Creo firmemente que la salida de Europa debilitaría la posición del Reino Unido en el mundo, dañaría significativamente nuestra economía y, aunque es menos obvio, pero igualmente importante para nuestro futuro, iría en contra de las cualidades y ambiciones que todavía nos definen como una gran nación global”, declaró Blair.

Atacó directamente a Cameron, de quien dijo que ni él mismo “se cree realmente” que el Reino Unido deba abandonar la UE.

“Eso es una concesión al Partido, una maniobra para acceder a algunos de los votos del UKIP, una concesión al rampante sentimiento antieuropeo de un sector de los medios”, opinó Blair.

Por ello, el político laborista aseguró sentir “respeto” por la decisión de Miliband de “anteponer los intereses del país” ante la delicada cuestión de la relación de Londres con Bruselas.

“Ha demostrado en este asunto, y en otros –destacó-– que tiene voz propia, convicciones propias y que está decidido a seguirlas incluso cuando van contracorriente”.