9 marzo
Al menos 30 policías y un forense revisaban la finca rodeada de 32 hectáreas de terreno.
Al menos 30 policías y un forense revisaban la finca rodeada de 32 hectáreas de terreno.

Francia

Un viejo conflicto en torno al descubrimiento de un tesoro de lingotes y monedas de oro habría originado el asesinato de cuatro miembros de una familia, cuyos restos estaban siendo buscados este jueves en una finca del oeste de Francia.

Pascal y Brigitte Troadec, de 49 años cada uno, su hijo Sébastien, 21 años, y su hija Charlotte, de 18 años, desaparecieron desde el 16 de febrero. En su casa en Orvault, cerca de Nantes (oeste), se encontraron rastros de sangre.

Hubert Caouissin, compañero de Lydie Troadec, hermana de Pascal, confesó el lunes que los asesinó, cerrando un gran enigma de este caso que mantuvo en vilo a Francia.

"Este caso terrorífico se originó por un tesoro compuesto de lingotes y monedas de oro que mi marido escondió en el garaje de nuestra casa", dijo al diario Le Parisien la madre de Pascal y de Lydie Troadec.

Fragmentos de cuerpos humanos y de joyas que pertenecen a los desaparecidos fueron descubiertos el miércoles en la propiedad de Hubert Caouissin, en Bretaña.

Este técnico, de 46 años, levantó sospechas al hablar a los investigadores de una disputa familiar. Detenido provisionalmente, confesó y fue enviado a la cárcel.

Según la madre de Pascal y Lydie, "el oro que afectó a la familia" fue descubierto en el 2006 cuando su marido, un artesano, efectuó obras donde una inquilina.

Un oro "tal vez robado", cree ella, "al Banco de Francia" en la Segunda Guerra Mundial.

Su hijo se "apoderó" del tesoro en el 2010 y "presumía de haberlo colocado en Mónaco y Andorra", diciendo "que no se podía tocar". Él y su esposa "viajaban mucho", lo que prueba que "su situación financiera cambió del 2010 al 2011", afirmó la mujer.

Interrogado el jueves por la AFP, el fiscal de Nantes, Pierre Sennès, no confirmó esas informaciones. Antes había indicado a la prensa que la pareja asesinada tenía "ingresos importantes" y no estaba endeudada.

Por su parte, la madre del sospechoso, Hubert Caouissin, declaró el lunes al Parisien que "esa historia de lingotes es absurda".

Hubert Caouissin dijo a los investigadores que tenía "rencor" a la familia de su mujer por este asunto de la herencia.

En detención provisional, reconoció que mató a los padres y a los hijos Troadec, luego los despedazó antes de enterrar o quemar fragmentos de cuerpos en los terrenos que rodean su finca.

El lunes fue inculpado por asesinatos y atentado a la integridad de un cadáver, y su mujer Lydie, secretaria médica, por modificación del lugar del crimen u ocultamiento de cadáveres. Su joven hijo fue confiado a su abuela, que dijo al Parisien espera obtener la custodia definitiva.

El jueves, al menos 30 policías y un forense revisaban la finca rodeada de 32 hectáreas de terreno bajo una fuerte lluvia y niebla.

Etiquetado como: