28 febrero, 2016
Flavia Kleiner, miembro de una ONG después del rechazo de la iniciativa por parte de los votantes suizos.
Flavia Kleiner, miembro de una ONG después del rechazo de la iniciativa por parte de los votantes suizos.

Ginebra

La propuesta de un partido nacionalista de Suiza para expulsar de manera automática a los extranjeros que hayan cometido un delito, incluso si era una falta menor, fue rechazada este domingo mediante un referendo, según informó el Gobierno de este país.

De acuerdo con la página en Internet del Gobierno,un 59% de los votantes rechazaron la iniciativa. En total se registró una participación de un 62%. Ante este panorama, la televisora estatal afirmó que esta es la cifra de participación más alta desde 1992.

Poco después de que cerraron las casillas, la televisora pública local SRF citó al grupo de investigación política gfs.bern proyectando que la medida habría sido rechazada por la mayoría de los votantes, basándose en los resultados parciales de algunos colegios electorales.

El resultado representa un golpe para el Partido Popular Suizo, que había realizado campaña a favor de la propuesta, así como un cambio de parecer con respecto a las encuestas de opinión del año pasado, en donde se predecía que la medida sería aprobada.

La propuesta pretendía cambiar la ley para que la expulsión fuera parte de la sentencia de cualquier extranjero, fuera por delitos mayores como asesinato, faltas menores como amenazar a un agente o dar falso testimonio, estas últimas en caso de que se cometieran dos veces en un lapso de 10 años.

Amplio rechazo. Una extensa coalición de partidos políticos y expertos legales se manifestó en contra de la medida en los meses recientes, argumentando que era "inhumana" y crearía un sistema judicial de dos niveles que sería una amenaza más severa a los casi 2 millones de extranjeros, cerca de una cuarta parte de la población de Suiza.

El Partido Popular Suizo, que ha realizado una extensa campaña antimigratoria, aseguraba que una propuesta para una ley parlamentaria tras un referendo de 2010 al respecto no era suficiente, debido a que les daba a los jueces espacio para considerar el impacto que tendría la expulsión.

Pascal Sciarini, politólogo en la Universidad de Ginebra, afirmó que los legisladores aún deben crear leyes más severas en contra de los extranjeros que cometan delitos, luego de los resultados de un referendo previo sobre el tema, y cuyas sanciones aún no se han aplicado.

"Habrá una ley que se aplicará y que derivará en más expulsiones", dijo Sciarini. "Se harán reglas más estrictas que serán el resultado de la primera propuesta introducida por el Partido Popular", comentó.

La oficina federal de estadísticas estima que se podría expulsar a unos 3.000 extranjeros adicionales basándose en la legislación pendiente.