6 septiembre, 2015
Edward Snowden (en la pantalla) fue galardonado con el Premio a la Libertad de Expresión en Noruega.
Edward Snowden (en la pantalla) fue galardonado con el Premio a la Libertad de Expresión en Noruega.

Oslo

El ex consultor estadounidense Edward Snowden criticó este sábado las limitaciones a la libertad de expresión en Rusia, donde está refugiado desde hace dos años, y arremetió contra otros países por haberle denegado el asilo.

El ex consultor informático, detenido por haber revelado el alcance de los programas de espionaje electrónico de la National Security Agency (NSA), hizo sus comentarios por videoconferencia cuando se le entregaba el premio a la libertad de expresión.

Interrogado sobre la situación de los derechos humanos, y en particular el control de internet por parte de las autoridades rusas, Snowden se mostró pesimista.

"Es decepcionante, indignante", declaró.

"Esta resolución del gobierno ruso de controlar cada vez más internet y lo que la gente ve, e incluso algunas parte de la vida privada, para decidir cuál es la manera adecuada o no de expresar su amor el uno por el otro, no sólo está fundamentalmente mal, sino que además no es el rol de ningún gobierno", estimó.

Snowden explicó además que no había elegido vivir en Rusia.

"Nunca tuve la intención de ir a Rusia, nunca fue mi proyecto. Simplemente estaba de tránsito, en dirección de América Latina. Por desgracia, mi pasaporte fue congelado, anulado por Estados Unidos".

El estadounidense abandonó en mayo de 2013 su puesto en la isla de Hawái para hacer sus revelaciones al diario británico The Guardian desde Hong Kong. Recordó que la idea de abandonar esta ciudad para dirigirse a Rusia vino del fundador de Wikileaks, Julian Assange.

"Creo que su intención era buena. En primer lugar se centraba en mi seguridad como editor y fuente de información. "Pero para mí, el problema es que yo no estaba interesado en mi propia seguridad y mi propia protección".

Snowden criticó además a los gobiernos que hicieron oídos sordos cuando él y sus apoyos les pidieron el asilo, citando países de Europa occidental, entre ellos Noruega, algunos de América Latina y Canadá.

"Pedí asilo en 21 países (...) todos se quedaron en silencio", y se negaron a tratar la demanda porque no fue presentada en su territorio, indicó el norteamericano. "De hecho Rusia fue uno de los últimos países en los que hice mi demanda".

Etiquetado como: