20 julio

Rodas, Grecia

Dos personas murieron este viernes en la isla griega de Kos, en el mar Egeo, durante un fuerte seísmo, indicó un responsable del hospital de Kos a la AFP.

"Tenemos dos muertos y heridos... el techo de un edificio se vino abajo", indicó el responsable del hospital. Se trata de un bar del centro de la ciudad de Kos, según los bomberos.

Las autoridades de socorro indicaron que ya contabilizan dos personas fallecidas y decenas de heridos.
Las autoridades de socorro indicaron que ya contabilizan dos personas fallecidas y decenas de heridos.

Un helicóptero con seis miembros de los servicios de emergencia salió de la isla vecina de Rodas con destino a Kos para ayudar con la evacuación de las personas atrapadas en ese bar.

El alcalde de Kos, Georges Kiritsis, confirmó a la agencia de prensa griega Ana la muerte de dos personas en la isla e informó de "numerosos heridos".

El sísmo, de magnitud 6,7 según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) y 6 según el Observatorio de Atenas, se situó a 16,2 kilómetros al este de Kos y a 10,3 kilómetros al sur del puerto turco de Bodrum.

El terremoto sacudió las islas griegas cercanas al epicentro, la costa occidental de Turquía y, sobre todo, Bodrum, donde provocó numerosas grietas en los edificios y obligó a evacuar el hospital de la ciudad por precaución, según los medios locales.

Según una periodista de Cos, entrevistada por la radio Skai, los dos fallecidos no se encontraban en un bar, sino en la calle, y murieron después de que las piedras de un edificio viejo les cayeran encima.

El alcalde de esa localidad, Georges Kiritsis, indicó a la misma radio que los dos muertos eran "extranjeros".

El número de heridos se eleva a 120, según el secretario de Estado de la Marina Mercante, Nektarios Santorinios. Según él, muchos barcos sufrieron daños.

En Bodrum, una multitud de residentes y turistas salieron a las calles, preocupados, según imágenes de la televisión turca.

"El mayor problema son los cortes de luz en algunas zonas [de la ciudad]", declaró al canal NTV el alcalde de Bodrum, Mehmet Kocadon, que indicó que no se había registrado ninguna víctima por el momento.

El hospital de Bodrum tuvo que ser evacuado después de que aparecieran grietas en las paredes.

La mezquita de Adliye, en el centro de la ciudad, sufrió daños, y la policía acordonó la zona por precaución, indicó la agencia de noticias turca Anadolu.

El terremoto también se notó en la península de Datca -otra importante zona turística- así como en Esmirna, la tercera ciudad de Turquía, junto a la costa egea.

La televisión turca aseguró que el seísmo provocó grandes olas frente a Gumbet, cerca de Bodrum, que inundaron una carretera.

Una corresponsal de la AFP en Bodrum aseguró que hubo varias réplicas.

"La cama ha temblado mucho. Algunas botellas han caído y se han roto en la cocina y en el patio", contó una ciudadana turca, Dilber Arikan, que tiene una casa de verano en la zona. "He gritado, tenía mucho miedo porque estaba sola", dijo.

Erdinc Kalece, de 47 años, y su hijo Baris, de 23, salieron a la calle en el distrito de Turgutreis, en las afueras de Bodrum.

"Mi padre y mi madre estaban durmiendo. Yo conducía. Ha sido muy fuerte. La carretera temblaba y he oído un gran temblor. He desacelerado, he esperado. No tenía miedo pero estaba nervioso", explicó Baris.

El movimiento, de magnitud 6,7 según el USGS y 6 según el Observatorio de Atenas, tambien afectó a la isla griega de Rodas.

"Nos ha sorprendido mucho. Estábamos asustados y hemos salido inmediatamente", explicó Teddy Dijoux, un turista que veranea con su familia en un balneario de Rodas.

"Ha durado mucho tiempo. He reunido rápidamente a mis hijos para abandonar el hotel", contó Sylvie Jannot, otra turista.

Turquía y Grecia están situadas en una falla geológica, por lo que han sufrido varios seísmos en los últimos años.

Desde principios de año, la costa egea de Turquía fue golpeada por fuertes terremotos. En junio, un terremoto de magnitud 6,3 devastó un pueblo en la isla griega de Lesbos, matando a una mujer y causando más de 15 heridos.

El 17 de agosto de 1999, un seísmo de más de 7.0 en la escala de Richter, cerca de Esmirna, arrasó amplias zonas en el noroeste del país, donde mató a más de 17.000 personas.

Etiquetado como: