9 octubre, 2014

Ciudad del Vaticano

¿Pueden acceder a la comunión los divorciados que vuelven a casarse? La cuestión ha provocado debates "intensos y apasionados" en el sínodo de los obispos que se celebra en el Vaticano, según explicó este jueves la fuente oficial encargada de resumir los encuentros.

Los 250 participantes en el sínodo tenían previsto abordar el tema genérico de las nuevas realidades familiares. De las 45 intervenciones en los debates, casi todas analizaron la controvertida cuestión del acceso a la comunión de los divorciados que se volvieron a casar, y prácticamente ninguna evocó la homosexualidad.

Según la periodista de Radio Vaticano Romilda Ferrauto, que informa a la prensa del encuentro, respetando el anonimato de los ponentes, algunos obispos "piensan que todo el edificio corre el riesgo de hundirse" y que, en caso de apertura, incluso mínima, el remedio sería "peor que el mal".

Otros estiman que "está en juego la credibilidad de la Iglesia" si no se autoriza, caso por caso, la comunión para algunos divorciados que se vuelven a casar.

"No estamos aquí para arrancar las malas hierbas sino para sembrar", declaró uno de los cardenales.

"No se puede poner en el mismo saco aquellos que han sido injustamente abandonados de aquellos que han abandonado injustamente" añadió otro.

Ferrauto precisó; sin embargo, que todos los miembros del sínodo defienden la indisolubilidad del casamiento religioso y ninguno aboga por abrir el rito de la comunión a todos los divorciados que vuelven a contraer matrimonio.

Según Ferrauto, una gran mayoría situada entre esos dos grupos no se pronuncia claramente sino que propone hallar soluciones prácticas: grupos de acompañamiento, pastoral familiar, preparación al matrimonio y flexibilización de las reglas de anulación ante los tribunales eclesiásticos.

Etiquetado como: