Enviado ruso irá a Kiev para dar los primeros pasos en pos de un arreglo

 7 junio, 2014

BENOUVILLE, Francia. AFP. La búsqueda de una solución a la crisis en Ucrania se impuso ayer con un comienzo de diálogo entre el presidente ruso Vladimir Putin y el mandatario ucraniano electo, Petro Poroshenko, propiciado por las emocionantes ceremonias del 70.º aniversario del desembarco en Normandía, Francia.

Las imágenes furtivas del presidente ruso hablando con Poroshenko, seguidas por el anuncio de un breve encuentro entre Putin y el mandatario estadounidense Barack Obama, caracterizaron este primer paso hacia la desactivación de la crisis.

El gobernante ruso calificó de “globalmente justa” la visión del presidente electo de Ucrania, Petro Poroshenko, sobre la crisis en este país vecino de Rusia.

Buena impresión. “Pienso que el intercambio de puntos de vista fue positivo”, declaró Putin a la televisión rusa desde Francia, refiriéndose a sus entrevistas con el primer ministro británico, David Cameron; la jefa de Gobierno alemana, Ángela Merkel, y el presidente francés, François Hollande.

Con el mandatario estadounidense, Barack Obama, “conversamos dos veces, de modo bastante sustancioso”, estimó Putin.

Según un funcionario estadounidense, Obama le dijo a Putin que debe apaciguar la situación en Ucrania o enfrentarse con un mayor aislamiento internacional.

La advertencia se produjo durante un breve encuentro entre ambos dirigentes en el almuerzo oficial, con motivo de la celebración del 70.º aniversario del desembarco en Normandía , agregó la fuente.

Esperado, pero incierto hasta el último momento, el encuentro entre Putin y Poroshenko tuvo lugar a mediodía en el castillo de Bénouville, bajo la égida de François Hollande y Ángela Merkel.

La reunión se realizó poco antes del almuerzo que congregó a los grandes del planeta, venidos a rendir un emotivo homenaje a los soldados aliados que desembarcaron el 6 de junio de 1944 en las playas de Normandía, en las costas del noroeste francés, y que supuso el inicio de la derrota del régimen nazi.

Petro Poroshenko estimó que el diálogo con Rusia tenía “buenas posibilidades” de éxito.

“Empezó el diálogo y eso es bueno”, dijo a la televisión de su país.

“Un representante ruso viajará a Ucrania y hablaremos con él sobre los primeros pasos hacia un plan para superar la situación” de crisis, agregó.

Los dirigentes de Francia, Estados Unidos y Gran Bretaña rindieron sentidos homenajes a los veteranos aliados y a los más de 20.000 civiles franceses caídos durante el desembarco y la batalla de Normandía en varias ceremonias.

En el cementerio de Colleville-sur-Mer, donde reposan unos 10.000 estadounidenses bajo simétricas hileras de cruces blancas, Obama pronunció un emotivo discurso en el que homenajeó a los soldados que lograron quebrar el “muro de Hitler” y lucharon para cambiar “más que el curso de la guerra, el de la historia de la humanidad”.

En un momento de emoción, los veteranos, incluso los que tienen más de 90 años y tienen dificultades para andar, se levantaron como si respondieran a la orden del comandante en jefe, que les brindó un largo aplauso.