País considera que no es un tribunal "verdaderamente independiente"

 16 noviembre, 2016

Moscú

Rusia retirará su firma del Estatuto de Roma, el tratado que creó la Corte Penal Internacional (CPI), porque considera que no es un tribunal "verdaderamente independiente", anunció este miércoles el ministro ruso de Relaciones Exteriores en un comunicado.

"El tribunal nunca cumplió con las grandes expectativas que generó y no se convirtió en verdaderamente independiente", dijo el Ministerio, que califica su trabajo de "parcial e ineficiente".

"En estas condiciones no se puede hablar de confianza con el CPI", por lo que el presidente Vladimir Putin decidió "retirar la firma de este documento".

Aunque nunca llegó a ratificarlo, Rusia firmó en el año 2000 el tratado que creó esta jurisdicción penal, encargada de juzgar a personas acusadas de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad.

Moscú está especialmente irritado por la decisión de la CPI de investigar crímenes de guerra cometidos durante el conflicto del 2008 entre Rusia y Georgia.

Rusia cree que el tribunal no tiene en cuenta las agresiones contra los civiles de Osetia del Sur, una región separatista prorrusa.

Putin firmó este miércoles el decreto que ordena al Gobierno comunicar la decisión al secretario general de la ONU.

"Hemos retirado la firma por lo que todas las obligaciones asociadas a ella quedan levantadas", dijo la vocera de Exteriores rusa Maria Zajarova. "Ya no tenemos ninguna obligación", añadió.

El ministro holandés de Asuntos Exteriores, Bert Koenders (izq.), recibió al ministro sudafricano de Justicia y Servicios Correccionales, Michael Masutha en el Catshuis, en La Haya, Holanda. Masutha participó este martes en la reunión anual de la Corte Penal Internacional.
El ministro holandés de Asuntos Exteriores, Bert Koenders (izq.), recibió al ministro sudafricano de Justicia y Servicios Correccionales, Michael Masutha en el Catshuis, en La Haya, Holanda. Masutha participó este martes en la reunión anual de la Corte Penal Internacional.

En un informe publicado el lunes, la Fiscalía de la CPI indicó que existe información para considerar que la situación en Crimea "equivale a un conflicto armado internacional entre Ucrania y la Federación Rusa".

Petición

Por su parte, el presidente de la Asamblea de Estados del estatuto de Roma exhortó este miércoles en La Haya a tres países que no se retiren del acuerdo.

"No se vayan", dijo Sidiki Kaba, al inaugurar la 15°. Asamblea de Estados, dirigiéndose a Gambia, Sudáfrica y Burundi.

El "potente sentimiento de injusticia" de los estados africano que acusan a la CPI de ensañarse con los africanos "se convirtió en una crisis que hay que circunscribir rápidamente desde el retiro de los tres países africanos", dijoi Sidiki Kaba.

El lunes pasado Gambia notificó oficialmente a las Naciones Unidas que se retiraba de la CPI, como lo hicieron anteriormente en octubre Sudáfrica y Burundi.

El retiro se hará efectivo una año después de la notificación oficial.

Fundada en el 2002, la "Corte vive tiempos difíciles" pero "soy optimista, creo en las virtudes del diálogo constructivo en esta asamblea", dijo Kaba, ministro de Justicia de Senegal.

"El derecho de veto no debe ser un privilegio, debe ser una responsabilidad, debe ser encuadrado cuando hay crímenes de masa", agregó, al referirse del poder que tienen los países del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

La CPI no puede investigar a países que no ratificaron el tratado sin el aval del Consejo de Seguridad de la ONU.

Rusia y China vetaron la posibilidad de que se investiguen los crímenes cometidos en Siria.