Esta prohibición afecta principalmente a la carne vacuna, porcina y de pollo, al pescado, los productos lácteos, las verduras y la fruta procedentes de Estados Unidos, la Unión Europea, Australia, Canadá y Noruega.

 7 agosto, 2014
 El presidente ruso, Vladimir Putin (izquierda), estrecha la mano del primer ministro, Dimitri Medvédev, durante una ofrenda floral para rendir homenaje a los caídos durante la Sengunda Guerra Mundial, este jueves en el Kremlin.
El presidente ruso, Vladimir Putin (izquierda), estrecha la mano del primer ministro, Dimitri Medvédev, durante una ofrenda floral para rendir homenaje a los caídos durante la Sengunda Guerra Mundial, este jueves en el Kremlin.

Rusia prohibió este jueves la importación de alimentos procedentes de los países de Europa y Estados Unidos en respuesta a las sanciones que los occidentales han impuesto a Moscú, anunció el primer ministro ruso, Dimitri Medvedev.

Esta prohibición afecta principalmente a la carne vacuna, porcina y de pollo, al pescado, los productos lácteos, las verduras y la fruta procedentes de Estados Unidos, la Unión Europea, Australia, Canadá y Noruega.

No obstante, Medvedev explicó que la prohibición puede revocarse si "nuestros socios dan muestras de una actitud constructiva".

"Todas estas medidas son simplemente una respuesta [a las sanciones occidentales]. No queríamos este desarrollo de la situación. No hay nada positivo en estas sanciones", añadió.

"Espero sinceramente que el pragmatismo económico prevalecerá sobre las estúpidas consideraciones políticas de nuestros socios, y que pensarán en no aislar o asustar a Rusia", añadió el primer ministro ruso.

El embargo no se aplica a los alimentos para bebés y los ciudadanos rusos podrán seguir comprando en el extranjero, aunque cualquier intento de aprovechar la situación para revender productos prohibidos será "castigada severamente".

La lista completa de productos sometidos al embargo ha sido publicada en la página en internet del gobierno.

"Incluso en esas condiciones, estamos convencidos de que lograremos dar la vuelta a la situación en nuestro favor", indicó Dimitri Medvedev y prometió "impedir la subida de los precios" y "liberar los puestos de mercados para nuestros propios productores".

Medvedev añadió que no hay que desaprovechar esta "ocasión única de abrir y de desarrollar nuestra industria destinada a la substitución de las importaciones".

Etiquetado como: