Decreto de Putin afecta a productos agrícolas, materias primas y alimentos

 7 agosto, 2014

Moscú. EFE. El presidente ruso, Vladimir Putin, respondió ayer a las sanciones adoptadas por Estados Unidos y la Unión Europea por el papel de Rusia en el conflicto ucraniano, al prohibir por un año las importaciones desde esos países.

Tras varias semanas de advertencias, Putin emitió ayer un decreto que prohíbe o limita las adquisiciones de productos agrícolas, materias primas y alimentos procedentes de los países que secundaron las sanciones contra altos funcionarios, bancos, empresas y petroleras rusas, entre otros.

Productores polacos intentaban ayer convencer a sus conciudadanos, en Varsovia, de consumir más manzanas. La actividad coincidió con la prohibición de Rusia de importar productos de varios países, incluido Polonia . | AP
Productores polacos intentaban ayer convencer a sus conciudadanos, en Varsovia, de consumir más manzanas. La actividad coincidió con la prohibición de Rusia de importar productos de varios países, incluido Polonia . | AP

El decreto firmado por el jefe del Kremlin alude a “la adopción de medidas económicas especiales para garantizar la seguridad de la Federación Rusa”.

Estas disposiciones afectarán a “clases específicas de productos agrícolas, materias primas y alimentos”, lo que podría perjudicar en gran medida a la Unión Europea, cuyas exportaciones de carne, frutas y verduras al mercado ruso son cuantiosas.

Aunque su dependencia de las importaciones se ha reducido en los últimos años, Rusia es un país tradicionalmente comprador de productos agrícolas y alimentarios de territorios de su entorno –Ucrania, el Cáucaso y Asia central–, y países europeos.

Putin encargó al Gobierno, encabezado por el primer ministro, Dmitri Medvédev, que determine qué productos deben ver prohibida su entrada en el mercado ruso.

Además, encomendó al Ejecutivo que aumente la oferta de productos nacionales e impida un alza de los precios de estos ante la reducción de las importaciones.

Rusia ya había prohibido la importación de frutas y verduras de Polonia, estrecho aliado de Kiev que abogó con ahínco por la introducción de sanciones contra Moscú por su apoyo a los insurgentes prorrusos del este de Ucrania.

El Gobierno polaco no ha dudado en tachar dicha decisión rusa de “venganza”.

Además, Moscú introdujo, el 1.° de agosto, un embargo a la importación de soya, maíz y girasol de Ucrania, cuya economía depende en buena medida del comercio con el país vecino.

Beneficiado. El gran beneficiado de la medida podría ser América Latina, ya que las exportaciones de frutas, verduras y flores de ese continente no han dejado de aumentar en los últimos años.

De hecho, el Servicio de Inspección Agrícola y Ganadera ruso convocó para mañana consultas urgentes con los embajadores de Brasil, Chile y Ecuador y el encargado de negocios de Argentina para hablar de un aumento de los suministros de alimentos.

En una reciente conversación telefónica con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, el líder ruso aseguró que las sanciones eran contraproducentes y que “causarán graves daños a las relaciones bilaterales y a la estabilidad internacional, en general”.

Entonces, Obama advirtió a Putin de que Rusia afrontará todavía más “costos y aislamiento si no da pasos concretos” para la estabilización de Ucrania.

Washington demanda a Rusia “presionar a los separatistas para que accedan a un alto el fuego, apoyar una hoja de ruta para las negociaciones y detener el flujo de combatientes y armas a Ucrania”.

Ante las medidas adoptadas por Rusia, Estados Unidos respondió que las medidas de represalia causarán más daño aún a la economía rusa. Según la Casa Blanca, el Banco Central de Rusia advirtió de que prohibir la importación de alimentos aumentaría la inflación y afectará el poder adquisitivo.