El fracaso de estas negociaciones mantiene en vilo a la UE por el riesgo de que su suministro de gas ruso, del que un 15% transita por Ucrania, se vea perturbado si Moscú corta el grifo a Kiev.

 13 junio, 2014
Trabajadores ucranianos quitan una barricada cerca de la Plaza de la Independencia de Kiev, Ucrania, el 23 de abril del 2014. La Cancillería ucraniana acusa a Rusia de boicotear el cumplimiento de los acuerdos de Ginebra, que penden de un hilo por la negativa de las milicias prorrusas a deponer las armas y desalojar los edificios gubernamentales.
Trabajadores ucranianos quitan una barricada cerca de la Plaza de la Independencia de Kiev, Ucrania, el 23 de abril del 2014. La Cancillería ucraniana acusa a Rusia de boicotear el cumplimiento de los acuerdos de Ginebra, que penden de un hilo por la negativa de las milicias prorrusas a deponer las armas y desalojar los edificios gubernamentales.

Rusia afirmó este viernes que no mantendrá negociaciones con Ucrania ni con la Unión Europea antes del lunes, fecha límite en la que cortará el suministro a Kiev si no paga las facturas pendientes, dijo el ministerio de Energía.

"De momento no tenemos prevista ninguna reunión", dijo a la AFP la portavoz del ministerio ruso de Energía, Olga Golant.

La portavoz precisó que los funcionarios rusos tampoco prevén entrevistas telefónicas sobre este asunto.

El comisario europeo de Energía, Günther Oettinger, había dicho poco antes que esperaba conversaciones este fin de semana entre Ucrania y Rusia para evitar un corte de suministro que repercutiría en varios países de la Unión.

"Espero que las discusiones entre los ministros ucraniano y ruso (de Energía) y los presidentes de las compañías de gas (rusa y ucraniana) y sus delegaciones puedan reanudarse mañana sábado", dijo el comisario.

El jueves, el grupo ruso Gazprom dijo que Kiev tiene hasta las 06H00 GMT del lunes para pagarle $1.950 millones en concepto de facturas pendientes. De lo contrario cortará el suministro.

El miércoles se celebraron en Bruselas unas negociaciones que terminaron sin resultados. Ucrania rechazó la propuesta rusa de un descuento de $100 que dejaba los 1.000 m3 de gas en $385, considerándolo una trampa de Moscú.

El fracaso de estas negociaciones mantiene en vilo a la UE por el riesgo de que su suministro de gas ruso, del que un 15% transita por Ucrania, se vea perturbado si Moscú corta el grifo a Kiev.

Rusia subió el precio del gas a $485 los 1.000 m3 desde el 1 de abril, después de que los prooccidentales forzaran la salida del presidente prorruso Viktor Yanukovich y tomaran el poder en Kiev.

Etiquetado como: