19 marzo, 2015

Moscú. EFE. Rusia y Osetia del Sur firmaron ayer un tratado de alianza e integración, en virtud del cual Moscú asume la defensa y seguridad de esa república separatista georgiana, en coincidencia con el primer aniversario de la anexión de Crimea.

“Entre los dos países se creará un espacio común de defensa y seguridad”, dijo el presidente ruso, Vladimir Putin, después de firmar el tratado con el líder suroseta, Leonid Tibílov.

El pacto incluye una cláusula de seguridad colectiva, según la cual en caso de agresión contra una de las partes proveniente de otro país o grupo armado, la otra lo considerará como una agresión contra su propio territorio.

Según el documento, unidades militares y de seguridad de Osetia del Sur formarán parte de las Fuerzas Armadas y de los órganos de seguridad de Rusia.

También se creará un centro de coordinación para el combate del terrorismo y del crimen organizado.

“Se garantiza la integración de nuestros servicios de aduanas y se introducirá la libre circulación de nuestros ciudadanos a través de la frontera entre ambos Estados”, puntualizó Putin.

Adelantó que Rusia simplificará el procedimiento de obtención de la ciudadanía rusa para los habitantes de Osetia del Sur, cuya independencia fue reconocida por el Kremlin tras la guerra ruso-georgiana de agosto del 2008.

Vladimir Putin (derecha) saluda a Leonid Tibílov en el Kremlin. | AFP
Vladimir Putin (derecha) saluda a Leonid Tibílov en el Kremlin. | AFP

“Todas las críticas y especulaciones en torno al tratado y los comentarios sobre la presunta anexión de Osetia del Sur eran y siguen siendo fantasía. Al contrario, el acuerdo garantiza el desarrollo de Osetia del Sur como Estado”, aseguró Tibílov.

El tratado también contiene medidas de bienestar social como el incremento de salarios y pensiones para la población de Osetia del Sur, que depende en gran medida de la financiación rusa.

Ambas partes tienen previsto incluir en un futuro en el tratado diversos acuerdos para la cooperación en sectores concretos, para lo que Moscú asignará parte del presupuesto del 2016.

Putin recordó que Rusia suministró más de $700 millones a Osetia del Sur entre el 2008 y el 2014, y tiene previsto invertir los próximos años en la construcción de viviendas, escuelas e infraestructura de comunicaciones.

El tratado “ofrece la mayor de las garantías para la soberanía y seguridad del Estado, refuerza sus posiciones internacionales, promueve el reconocimiento de la independencia de la república y las perspectivas de desarrollo social y económica”, señaló Tibílov.

El líder oseta admitió que aún es latente la tensión militar en la zona, en alusión a Georgia, que considera a Osetia y a la también separatista Abjasia “territorios ocupados” por Rusia.

En noviembre del 2014 Putin firmó un acuerdo de alianza y asociación estratégica con Abjasia , pese a las fuertes críticas de Georgia, que tachó el documento de “ilegal” y “un paso más hacia la anexión”.

Rusia dispone de bases militares en Osetia del Sur y Abjasia, donde el Ejército ruso realiza estos días maniobras militares.

Georgia, que rompió relaciones diplomáticas con Rusia tras la guerra ruso-georgiana por el control de Osetia del Sur de agosto del 2008, inició a finales del 2013 un proceso de normalización con su vecino del norte que ha encallado en los últimos meses.