Se trata de las primeras acciones del monarca como parte de su compromiso de transparencia; además aplicará un código de conducta aplicable a sus miembros

 28 julio, 2014

Madrid

El rey Felipe VI de España decidió someter las cuentas de la Casa Real a una auditoría externa a partir de próximo año, preparar un código de conducta aplicable a sus miembros y regular los regalos que recibe la Familia Real, entre otras medidas para mejorar y renovar ese organismo.

Según informaron hoy fuentes de la Casa del Rey, Felipe VI seguirá percibiendo hasta final de año el mismo sueldo que tenía como Príncipe de Asturias, y su padre, el rey Juan Carlos, también conservará la cuantía de la retribución que se decidió para este ejercicio a partir de la asignación global aprobada por el Parlamento.

La Casa del Rey tiene asignados este año 7,77 millones de euros (unos $10,56 millones) procedentes de los Presupuestos del Estado.

Un mes después de su proclamación, Felipe de Borbón tomó una serie de decisiones que la Casa del Rey presenta como coherentes con la voluntad de transparencia anunciada en su discurso ante el Parlamento, así como con la nueva composición de la Familia Real.

Estará conformada por Felipe VI y su esposa Letizia, los reyes Juan Carlos y Sofía, la princesa de Asturias y la infanta Leonor, ninguno de los cuales podrá ejercer otra actividad que no sea la institucional.

A partir de ahora, las hermanas del rey formarán parte de su familia aunque sin actividad institucional ni remuneración de la Casa, ni siquiera cuando excepcionalmente puedan acudir a actos de este tipo.

La infanta Sofía, la princesa Leonor, el rey Felipe VI y su esposa la reina Letizia; saludaron a los representantes del ejército español luego de la proclamación. | EFE
La infanta Sofía, la princesa Leonor, el rey Felipe VI y su esposa la reina Letizia; saludaron a los representantes del ejército español luego de la proclamación. | EFE

Los miembros de la Familia Real presidirán los actos públicos por encargo de Felipe VI o por decisión del Gobierno y cobrarán por ello.

Estas medidas promovidas por el jefe del Estado no vienen exigidas por la Ley de Transparencia y se aplicarán por decisión del monarca, aunque en algún aspecto pueden coincidir con esta norma, como es el caso del nuevo código de conducta para quienes formen parte de la Casa.

El rey quiere que este código, con principios de buen gobierno semejantes a los que existen para entidades públicas, esté aprobado antes de final de año.

Por otro lado, según informaron fuentes de la institución, la Casa del Rey contará con asesoría jurídica permanente de la Abogacía del Estado y también de la Secretaría de Estado de Comercio, en este caso para promocionar los intereses económicos españoles.

Etiquetado como: